domingo, 27 de agosto de 2017

Ricky

-Ricky ¿qué haces?
-Nada, aquí.
-¿Y ese vaso? ¿Estás bebiendo?
-¿Quieres?
-¿No es un poco pronto?
-Es domingo
-Ya veo.
-¿Quieres?
-Aún no he desayunado
-Ya...
-Llevas la camisa de anoche
-Me gusta esta camisa
-Acabas de llegar ¿no?
-Sí.
-¿Qué hiciste?
-Pensar una barbaridad en ti.
-¿Cómo?
-Estuve en el bar de Luís...
-Ah, sí. Recibí tu mensaje, pero estaba ya en la cama...
-Te perdiste una gran noche.
-Ahora entiendo todo esto...
-¿El qué?
-Este cuadro...
-¿De Manet?
-De Miró
-¿Quieres ver un cuadro?
-¿Qué haces?
-Tengo calor
-¡Siempre igual!
-Como si nunca me hubieras visto sin camisa...
-Necesito un café ¿quieres?
-Sí, esta copa está aguada
-¿Qué se cuenta Luís?
-No hemos hablado en toda la noche... En realidad no estaba...
-¿Y por qué fuiste allí?
-Porque la camarera me invita a copas
-Lidia... Entiendo...
-¿Esta marca de café es nueva?
-Es la de siempre
-Ah.
-Pero, entonces ¿has estado toda la noche bebiendo en el bar de Luís sin Luís y con la camarera de
Luís?
-En efecto
-¿Toda la noche?
-Sí.
-¿Allí?
-Así es.
-¿Sin moverte?
-He ido al baño un par de veces...
-Muy gracioso... ¿Te gusta Lidia?
-Sí, es maja y me aguanta toda la noche... ¡Un momento! ¿Te estás haciendo tostadas y no me ofreces?
-Háztelas tú.
-¿Te pasa algo?
-No.
-¡Vámos que no! ¿Te molesta que me guste la camarera de Luís?
-No.
-¿Ni un poco?
-¡Que no!
-Un poco sí... venga...
-¡Eres idiota! Ahora te pones tú el café...
-¡Pero no te enfades!
-¡Que no me enfado! ¡Serás pesado! ¡Déjame en paz!
-¿Sabes de qué hemos estado hablando?
-No me interesa.
-Te lo voy a contar igualmente.
-Me da igual...
-De si para ser un gran artista tienes que estar medio loco y de ti.
-Claro que tienes que estar algo loco para ser creativo, eso lo hemos hablado mil veces, las personas creativas tienen una sensibilidad distinta al resto...
-Y de ti.
-¿Le has contado que soy la peor compañera de piso que has tenido?
-Sí.
-¡Perfecto! Así no me verá como competencia...
-No creo que lo haga, le gustan las mujeres... Por eso hemos hablado de ti.
-¿Qué? Desarrolla este tema...
-¿Por qué crees que voy tanto al bar de Luís? Si Luís es más amigo tuyo que mío...
-Luís es amigo de los dos.
-Pero me lo presentaste tú.
-Eso sí. Pero os caéis bien.
-Bueno, le soporto... Pero... ese no es el tema.
-¿Entonces? ¿Esto tiene que ver con el mensaje indescifrable que estoy leyendo en mi móvil ahora mismo?
-Sí.
-Me estás tomando el pelo... Estás de resaca...
-Aún no.. Y no creo que lo esté... Lidia no me ha dejado beber demasiado. Decía que debía estar centrado...
-¿Centrado para qué?
-Para decirte que voy al bar de Luís porque es el único sitio al que te gusta ir cuando sales por la noche...
-Es que me deja poner la música que quiera...
-Lo sé.
-Y nos invita de vez en cuando...
-Y está claro que a Luís le gustas...
-¿Tú crees?
-¿Recuerdas aquella noche en que te llamé para que te bajaras y hasta que no te mandó un mensaje Luís no viniste?
-No me acuerdo de eso...
-Yo sí.
-Qué rencoroso ¿no? Ya sabes que me hago de rogar a veces.
-Lo sé y no puedo entender por qué también me tiene que gustar eso de ti.
-Es la primera vez que me dices que te gusta algo de mí.
-¡No es verdad!
-Sí.
-Deberías estar en mi cabeza... Ese pijama que llevas también me gusta mucho...
-¡Venga! No te burles.
-¿Te gusta Luís?
-Sí, es majo y me aguanta toda la noche...
-Ja-ja muy graciosa...
-¿Te molesta?
-Si a ti no te molesta Lidia, a mí no me molesta Luís.
-¿Qué pasaría si me hubiera molestado lo de Lidia por un segundo?
-Que me parecerías más adorable si eso es posible...
-A mí no me gusta Luís, no de la manera en que me lo preguntas...
-En realidad antes no estaba bebiendo, era agua...
-No sé si esa era la contestación que quería.
-Y no me he pasado la noche en el bar de Luís. Sólo un rato. El resto de la noche he estado sentado en el sofá esperando a que te despertaras.
-Lo sé, te escuché llegar, pero no sabía si estabas solo o con alguna muy silenciosa...
-De verdad ¡qué tonta eres!
-Ya...
-¿Nos duchamos y salimos a dar una vuelta?
-Vale ¡tú primero!
-Voy a poner música... El domingo no empieza bien si no nos pegamos un baile.
-Pero ponte la camisa...
-No.
-¡Eres insoportable!
-Me encanta bailar contigo
-Y a mí.




No hay comentarios: