miércoles, 5 de abril de 2017

No te olvides de mí (ti)

Te recuerdo bajo la lluvia, mirándome fijamente helada frente a aquel escaparate. Te recuerdo tan al limite de emociones que parecía que ya no podías sentir nada. Ardías. Las gotas de agua se evaporaban al contacto con tu cuerpo. Me preguntaba qué había pasado, por qué todo parecía desmoronarse una y otra vez. Cuándo los días se habían convertido en batallas de una guerra estúpida contra ti misma. Por tu sonrisa sarcástica supe que estabas pensando alguna barbaridad, como que nada de lo que hacías tenía ningún valor, que eras mediocre ¿Realmente lo eras? Yo no lo creía. Aunque, está bien, reconoceré que cuando las personas que quieres que te vean, no te ven, la sensación puede ser desesperante. Pero yo te veía, te veo siempre. Eres mi inspiración diaria. Te apoyo, te animo, te empujo cuando no te atreves. Invertiré toda mi fortaleza en levantarte si te caes, las veces que haga falta, aunque dejes caer todo tu peso hacia abajo, haré lo que sea. Si quieres llorar, llora cuanto necesites, aquí estaré para hacerte sonreír después. No me iré a ninguna parte. Te he acompañado y te acompañaré hasta el final. Aunque a veces no quieras verme, estoy ahí, en tu propio reflejo. Soy la parte de ti que nunca se rinde, que sigue golpeando ese muro sin descanso, hasta el día en que se rompa y puedas atravesarlo. No te olvides de mí. No te olvides de ti.

No hay comentarios: