lunes, 12 de mayo de 2014

Fan

-Yo soy fan de ti.
-¿Y eso?
-Me encanta como eres.
-Pero si apenas nos conocemos.
-¿Hace falta?
-Diría que sí.
-Te conozco más de lo que crees.
-A ver...
-Eres increíble.
-Eso no vale.
-¿Por qué?
-Porque no, porque eso no es un rasgo peculiar...
-Lo es.
-No lo creo. Hay mucha gente increíble por ahí.
-Quizá la haya, pero no para mí.
-¿Soy increíble para ti? ¿Por qué?
-Te encanta saber más...
-Te encanta calibrar mi curiosidad...
-Pruebo tu interés.
-¿Me pruebas?
-De muchas formas.
-¿Y qué sabor tengo?
-El sabor de la fascinación.
-La que tú creas en mí.
-La que yo siento por ti.
-Pero si no me conoces...
-Conozco de ti tu forma de quitarle importancia a los halagos.
-Yo no hago eso.
-Lo haces y me encanta cómo te pones las manos en la cara cuando te ruborizas tratando de esconder tu vulnerabilidad.
-Eso no es cierto.
-Esa sonrisa te delata.
-Para de hacer eso.
-¿El qué?
-Desarmarme así.
-Pero eso no es malo ¿no?
-Es desconocido.
-¿Y te asusta?
-Nada me asusta si es contigo, es extraño.
-Más extraño sería no ser fan de ti.

No hay comentarios: