viernes, 23 de mayo de 2014

Como cada día que paso a tu lado

-Hoy es un día especial.
-¿Sí?
-Sí.
-¿Me he perdido algo?
-Quizá te hayas perdido lo más importante.
-Te aseguro que he estado muy atenta.
-Pues parece que no has visto la evidencia.
-¿Evidencia está por aquí?
-Evidencia no está, evidencia se fue...
-¿En busca de aventuras?
-En busca de atenciones.
-Es que pocos son capaces de ver la evidencia.
-La evidencia no es fácil de ver.
-Menos mal que su mejor amiga es la obviedad.
-Pues a veces no lo parece.
-Es que se dejan ver poco juntas, les da cosa.
-Ah, eso tiene más sentido... Fíjate.
-Espera...
-Ahora sí.
-¿No te referiras a ese trozo de papel pegado en la pared con esa cinta adhesiva tropical?
-Efectivamente.
-Parece que hay algo escrito. Voy a acercarme ¿dónde dejo esto?
-Trae, yo te lo cojo, lo pondré en la habitación.
-Gracias.
-¿Entonces?
-Estoy acercándome. Parece que hay algo escrito.
-Así es.
-¿Lo leo en voz alta?
-Haz el favor.
-Bienvenida a nuestra casa.
-¿No dices nada?
-Estoy saboreando el momento.
-Saborea mis labios.
-Saborea mi abrazo.
-Hoy es un día especial.
-Lo es. Como cada día que paso a tu lado.

No hay comentarios: