martes, 29 de mayo de 2012

Insustituible (La fábula de Drama y Tormento)

Últimamente abuso mucho del silencio. El silencio como remedio a cualquier contratiempo. Callo y me empacho de disgusto. Callo y me sumerjo en el mundo del diálogo interno arrasado por las mareas de la subjetividad. El drama y el tormento, son dos personajes habituales en los escenarios de mi producción teatral preferida, la vida.

En esta fábula que tengo como cerebro Drama y Tormento viven un romance. Están enamorados. Se quieren. Se adoran. Se idolatran. Y, sin embargo, son tan infelices como tan grande es su amor. Drama y Tormento viven en desgracia, la de no poder estar el uno sin el otro. Porque lo que ellos crean juntos nadie ha podido crearlo jamás. La inspiración de los artistas, las palabras más intensas jamás escritas, las notas más hermosas jamás compuestas. La belleza, en definitiva. Pero, a la vez, no son capaces de disfrutar del resultado fabuloso de su combinación porque generan permanentemente contextos de ardor vital. Sin calma, envueltos en tinieblas. Drama con su empeño por hacer de todo lo más trascendente del universo. Tormento con su incapacidad por ver la cara amable de las cosas. Se tienen y se pierden a cada momento. Pero nunca podrán olvidarse porque su vinculo es único. Insustituible.

No hay comentarios: