martes, 20 de marzo de 2012

Aquella noche

Aquella noche, sin yo saberlo, todo encajaba. La temperatura era la ideal, esa que ni se siente, que ni molesta, la que no suscita ningún tipo de comentario superficial para romper el hielo. La ciudad resplandecía, la gente sonreía, el mundo había pasado de ser un lugar arisco del que querer huir a la zona de recreo de mi consciencia. Aquella noche me reí mucho... Me deshice de mi máscara enfundada en un liberador y llamativo disfraz, el que llevaba años queriendo vestir y para el que nunca hubo oportunidad. Aquella noche estaba siendo única por muchos motivos y acabó siendo mágica por uno sólo. Aquella noche conocí su sonrisa. Y ya no he podido olvidarla.

No hay comentarios: