viernes, 3 de junio de 2011

El mundo en el que vivo

El mundo en el que vivo solía ser azul pero ahora es rojo. A veces se nubla sin motivo alguno y en otras ocasiones luce el sol sin buscarle razón. Es un lugar pequeño y acogedor en el que pasan las historias más inverosímiles, se retuerce el destino hasta posturas inexplicables, se alimenta a la pasión con píldoras de creatividad, invención y sarcasmo. El pequeño mundo en el que vivo no entiende de razones lógicas, ni de cuadrículas esquematizadas, ni de organización precisa. Aquí reina el caos y la improvisación. En el mundo en el que sólo vivo yo la sorpresa lo abarca todo, lo construye todo, lo absorbe todo, lo explosiona y lo perfecciona hasta la imperfección. Es un mundo lleno de abismos, lleno de caídas, lleno de objetivos a corto plazo y vacío de planes de futuro. Mi mundo rojo tiene cientos de matices que lo hacen cambiar a cada momento. Y aún siendo un mundo incomprendido por muchos nunca perdí la esperanza de encontrar a alguien que sepa admirarlo como yo lo hago. En mi mundo nunca se pierde la capacidad de soñar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es un poco raro, la verdad,no voy a engañarte. Per yo lo admiro. Me flipa. Besos