martes, 31 de agosto de 2010

Y el amor....

Hoy el pasado se parece a un sueño. Uno de esos que apenas recuerdas cuando te despiertas. Y durante un rato te esfuerzas en ordenar las pocas imagenes que han quedado grabadas en tu memória con el ansia del que cree haber perdido la fórmula de la eterna juventud. La cosa ha cambiado en seis meses y en un año ya no es lo que era. Ni mejor, ni peor, diferente. El reducto es un agua desintoxicada de cloro. Y el amor un misterio sin límite de estudio.