lunes, 31 de mayo de 2010

La respuesta

Vas de camino a nunguna parte, hace sol. Tu paseo toma el rumbo de la fuente del recuerdo. Y los ruidos del mundo se detienen a dos milímetros de tus oídos. Éramos tanto y el tanto se hizo nada a penas en un instante. Se te eriza la piel y dejas de sentir tu cuerpo. Andas pero no piensas en andar, respiras pero no piensas en respirar, sigues pero no piensas en seguir. En tu cabeza retumban miles de rezones que den coherencia al sinsentido de las emociones. Y tienes las preguntas y las respuestas pero ninguna encaja con otra, has probado todas las combinaciones posibles. Te diste tiempo para no decir nada y en el silencio perdiste la mejor oportunidad de conseguir algo que está por encima de cualquier cosa conocida. Quizá no fuera el momento, quizá para ti no fuera la maravilla que otros vieron. Quizá sólo hacía falta respirar profundamente.
Cojamos aire, presionemos cada rincón de incertidumbre con una buena dosis de oxígeno. Y luego dejemos que salga todo. Soplemos hasta derrumbar los castillos de arena que construimos en direcciones opuestas. Ya es hora de ver qué hay detrás del telón que un día pusimos frente a nuestros ojos. A veces la respuesta es simplemente seguir caminando.

No hay comentarios: