viernes, 15 de enero de 2010

Bendita locura

Hoy me siento enérgica, espléndida. Y no es por el día gris, la semana eterna, la facilidad con la que las cosas empeoran. Quizá sea por las palabras gratas de personas casi desconocidas, por los reencuentros, por las familiaridades entre tanto desarraigado. Sí, hoy me siento enérgica. Resplandeciente y llena de optimismo. A ver cuanto dura, pensaréis. Os entiendo, yo también tuve la tentación de planteármelo. Pero no, no le voy a poner límite al bienestar. Y si termina, volveré a buscarlo. Porque ¿qué hay más aburrido que la monotonía?, aunque sea buena ¿Qué hay más aburrido que el estado emocional lineal? ¿Qué hay más aburrido que no tener en qué pensar? Son preguntas retóricas, sin duda.

Y aunque muchos me tomarán por loca dadas las montañas rusas con las que engalano *mejorquebien, si la locura es esto, bendita locura.