viernes, 25 de septiembre de 2009

Un no sé qué

A veces hay sensaciones difíciles de definir. Cosquilleos indescriptibles que se te agarran al estómago de repente. Un "no sé qué" lleno de diversión, esperanza, ilusión y alegría. Algo que se delata en una sonrisa espontánea, una luz distinta en tus ojos, un derroche de simpatía y buen humor. Y lo de siempre parece único.

Tienes una nueva oportunidad para sentir el orden dentro del caos. Volver a ser un superser con los sentidos agudizados. Sensible a la belleza. La persona que querrías conocer en ti. Lejos de malos humores, caracteres rancios, muecas serias. Abierta a mirar con curiosidad alrededor, a todas aquellas pequeñas historias que se te pasan por la cabeza cuando te cruzas con cualquier desconocido. Eres lo que no sabes ser por ti mismo. Y te encanta. Porque alguien de fuera ha logrado desarmar tu mundo de parámetros demasiado conocidos. Ha atado varias cuerdas y lo mueve como una marioneta. Se lo lleva de aventuras, a lugares desconocidos en los que te sientes extrañamente cómodo. Y sientes, por fin, que podrías llegar a ser feliz.

No hay comentarios: