lunes, 7 de septiembre de 2009

Pompas de jabón

Nunca he creído en el destino pero, a veces, ocurren cosas que no pueden ser fruto del azar. Cosas tan importantes que no deberían depender de algo tan frágil como la casualidad. Cuando tales acontecimientos suceden, se me plantean ciertas preguntas. ¿Y si todas nuestras decisiones nos condujeran a un lugar predefinido? ¿Y si la vida nos tuviera preparada la próxima aventura de antemano? ¿Y si las cosas que no tenían sentido, esas piezas que no encajaban, de pronto crearan un todo, sorprendentemente lógico, tiempo después de haberlas dejado por imposibles? ¿Qué fenómeno rige nuestra existencia? ¿La premeditación cósmica o la casualidad?

Resulta inevitable intentar desvelar los misterios de esta vida tan monótona y, a la vez, tan imprevisible. Quizá esa sea su mejor baza, hacernos creer que estamos inmersos en una irreversible rutina para, de repente y sin razón aparente, ofrecernos un giro argumental inesperado. Es como si el edificio que estás construyendo cambiara constantemente su diseño y nunca lograras verlo acabado. Y entonces te preguntas ¿llegará un momento en que no pasen más cosas, en que el gráfico de altibajos derive en una estable línea recta, una balsa de agua estanca? Y es cuando te invade una escalofrío, provocado por el miedo a que la vida deje de soprenderte y desaparezca el penetrante y adictivo poder de las emociones fuertes. Y aunque la constante incertudumbre de no saber qué te deparará el día a día puede derivar en un estado de permanente tensión. Seguímos aferrados a la ilusión de que "en algún momento sucederá" algo que no esperamos, que no imaginamos, que nunca planeamos, que nunca buscamos.

Y estaremos expectantes durante el tiempo que dure este pensamiento. Hasta que la fuerza del ritmo marcado lo empañe. Y en el momento en que se nos olvide el deseo de que ocurra algo magico. Sucederá.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Alguien dijo una vez que el destino era el guionista más retorcido que existía.

*Mejorquebien dijo...

Desde luego, si es así, el mío tiene recursos ilimitados para dar la vuelta a la historia... :)