domingo, 23 de agosto de 2009

Resultó que sí...

Al final resultó que sí, que tenían razón los que decían que merecía que me pasaran cosas buenas. Trás años de dudas, puedo afirmar con una sonrisa resplandeciente que "no hay mal que por bien no venga". Y es así, tan tópico como verídico.

Afortunada soy y afortunada me siento. Y mi fortuna tiene ojos verdes y sonrisa encantadora. Mi fortuna se ha empeñado en detenerse frente a mí para que la viera bien. Mi fortuna ha aparecido sin avisar. Mi fortuna ha vuelto a darle forma a mi corazón, que ahora palpita con fuerza derrochando ilusión. Mi fortuna me conduce de nuevo a la música más optimista de Mando Diao. Mi fortuna se ha enganchado en mi estómago y me hace cosquillitas. Mi fortuna provoca que me sienta viva.

Mi fortuna me ha entregado una felicidad que no esperaba. Un regalo tan valioso como inesperado. Y, sin embargo, ha llegado en el mejor momento. Cuando miraba para otro lado.... Eso es suerte!

2 comentarios:

Hippeis dijo...

Uyuyuuyuyyyy, marujero y culebrón...

A ver cuando nos vemos, nena, que ya no me acuerdo de si eras morena con el pelo corto u que...

*Mejorquebien dijo...

Aish! me has pillao :p

jajajajajajajajajajaja.....

tengo todas las tardes libres esta semana...cuando quieras!