jueves, 2 de julio de 2009

Medidas

["Capital" , La Habitación Roja]

¿Cuántas veces puede terminarse el mundo? ¿Cuántas veces se pueden reconstruir las ruinas después de un ataque? ¿Cuántas veces se pueden coser las mismas heridas? ¿Cuántas veces se puede dejar de querer para volver a hacerlo de nuevo?

A veces no soy capaz de encontrarle medida a la vida. En multitud de ocasiones he sacado mi calculadora imaginaria para echar cuentas y poder definir el número en que tienen que repetirse las circustancias para que sean insoportables. Y aún calculo.

Me llevo una y todo da la vuelta. El mundo boca abajo. Está del revés. Lo miro con la cabeza torcida y una mueca de incomprensión. Recalculo las coordenadas. No me cuadra. Esto debería ser así o asá. Esta historia debería seguir por aquí. ¿Qué pasa? ¿Dónde está la lógica de las cosas? ¿Quién manipuló los resultados? No hay salida.

Y tampoco hay entrada. Las puertas siguen cerradas. Y las ventanas tapiadas. Pero en la habitación aislada, donde antes sólo estaba yo, ahora hay una maza. Enorme, algo pesada. Resplandece bajo un foco de luz blanca. La cojo y comienzo a romper las salidas. Quiero escapar. Salir y ver el mar. Respirar profundo. Empaparme de bochorno. Quiero regalar vida a los que me rodean. Y por el momento son ellos los que me la dan a mí.

Quiero volver a pensar que vale la pena creer en las personas. Y mostrar la cara más sonriente a la vida. Por aquí hay una salida.....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Faulkner acaba una de sus (grandiosas) novelas con un "esto no es una salida"...

Pasados los años, NV tituló un disco con esa precisa (que no preciosa) declaración de intenciones.

Hechas las convenientes presentaciones con el futuro (no siempre halagüeño), la postura de arrojo es loable (aunque quizá no sea siempre con una sonrisa...) y arriesgada.

Es curioso, el Destino siempre sitúa algún tipo de herramienta cercano (maza?) para batirse en duelo contra uno mismo.

Suerte en la contienda (sin rival en la esquina).

Gracias por la visita al refugio. Un auténtico lujo.

b.

*Mejorquebien dijo...

La visita fue un placer. Y, como te dije, he lincado *mejorquebien con el refugio...para que veas que tengo palabra, tardía pero efectiva :)

Un beso, nos vemos pronto!!!