martes, 2 de junio de 2009

Saltos espaciales

Hoy me enfundé mi traje de astronauta. Escondidos trás una escafandra algo cómica mis ojos se abrían más de lo habitual en una sencilla mueca de curiosidad infinita. Volaba. Mis extremidades, acostumbradas a la tantas veces experimentada sensación de ingravidad del agua, se movian instintivamente como queriendo nadar entre las estrellas. Estiraba los brazos para tocarlo todo. Era como un gran supermercado de cosas geniales que necesitaba palpar para descubrir cuán reales llegaban a ser. La incapacidad por tener un contacto físico con aquellos astros alucinantes me frustraba hasta el colapso emocional. Y, aún dándome de bruces contra el sueño de alcanzar lo inalcanzable, seguía intentándolo de todas las fromas que se me ocurrían. Agudicé el ingenio. Si me desplazo hacia aquí y tiro un poco más de la cuerda, si pido que me den vía libre, si uso un propulsor para llegar más lejos... Lo que se abría ante mí era tan increible que perdí la cabeza. ¡Déjadme aquí! No quiero volver. Me quedo. ¡Voy a volar entre las estrellas para los restos! Pobre necia. Nadie me dijo que los sueños pocas veces se hacen realidad y que cuando lo hacen, nunca duran eternamente. Pobre loca que no quiere crecer. Pobre chiquilla de ojos azulados que sonrie mientras mira el atardecer de un martes cualquiera como si fuera el último o el primero.
¿Quién va a robarme, ahora, la última ilusión? ¿Quién va a quitarme el amor? ¿Quién? Ya lo sé. Tú.

4 comentarios:

La bruja averias dijo...

Querida Esther:
La vida se compone de momentos, disfruta los que se te presentan y déjate de fines y objetivos. Vive cada instante como un fin en sí mismo. Lo que dure, dura. Y si mañana dices adiós, pues te llevas unos bonitos recuerdos y a seguir viviendo.

*Mejorquebien dijo...

Querida Bruja:

Tus palabras fueron las mías alguna vez. Ya no. Cuando ves que las cosas tienen fin y no quieres que se terminen el sufrimiento se pone por delante de la ilusión. El Carpe Diem es un ideal cuando empiezas a intuir que más pronto que tarde te partirán el corazón.

Pero gracias por tus comentarios....

La bruja averias dijo...

Querida Esther, todavía no ha nacido el que te pueda romper el corazón a ti. Un beso.

*Mejorquebien dijo...

Sin duda existe...mi corazón no es de piedra.. :)