miércoles, 10 de junio de 2009

Rotos y descosidos

Madrid vuelve a brillar como un día de playa. Ha parado de llover. Tregua, al fin. Resplandece el sol y se anuncia un nuevo amanecer. El de mañana. Hoy todavía quedan flecos por zurcir, me temo. Pero, por suerte el descosido no ha hecho un roto, es remendable. La pena es haber dejado que se deteriorara tanto que acabara rajándose. Pero, en fin, nadie escapa a los caprichos del tejido sensible, vulnerable, expuesto a cualquier imprevisto. Ahora toca protegerlo bien. Coserlo con el mejor hilo, fuerte, irrompible, capaz de soportar cualquier inclemencia. Lo haré con cuidado, fijándome bien por dónde doy las puntadas, no vaya a ser que deje cualquier pedazo sin repasar y se vuelva a deshilachar. No puedo permitirlo.

Voy a tapar todos los agujeros por donde antes se escapaba la debilidad. Fuerte, fuerte. He convocado ya a mi ejercito de zurcidores profesionales. De esos que saben cómo solucionar cualquier roto, por grande e irreparable que me parezca. Les tengo en mente desde siempre pero es hoy cuando me doy cuenta de su papel fundamental en mi vida. Son especiales, de verdad, seres hechos de otra pasta. A todos les tengo que dar las gracias por socorrerme en momentos de delirio emocional. Por soportar mis caprichos de niña tonta. Por estar ahí al final de cada camino recorrido, cuando llega el abismo, con su teleférico de algodón siempre preparado para llevarme hasta el otro lado. Y a seguir. Con la cabeza alta y el corazón más protegido que nunca. Ellos me inundan de positivismo con cada consejo, con cada abrazo, con cada muestra de apoyo sincera y verdadera.

A vosotros, Rosa, Alicia, Arantxa, Javi.... Gracias por todo.

2 comentarios:

Gus dijo...

Te mando un super abrazo virtual a la espera de poder darte el que te debo de ayer... no sé cómo es, pero me voy a inventar un "monigote abrazador" :)

' O O
'3--*--E
' _/ \_
'

*Mejorquebien dijo...

me encantan tus abrazos (y los de tu monigote de manos diferentes :p) GRACIAS