lunes, 15 de junio de 2009

Mi lugar en el mundo (actualizado el 16 de junio)

Hay un lugar donde el infinito está al alcance de la mirada. Donde el sol crea una bruma de irralidad en el paisaje que te invita a pensar que todo es posible. Donde Madrid se extiende hacia el norte y termina en una silueta curvada. Es un balcón bajo el que se extiende la verdad de las cosas irreales. Donde se puede hablar con honestidad, con sentimiento, con bondad, de todas aquellas cosas que te queman por dentro. Es un rincón dedicado a la reflexión, a pensar en lo que no debes pensar el resto del tiempo. Es el lugar de mis sueños y es real.

Tras un tiempo de ausencia, mis pasos me llevarán de nuevo al lugar donde todo empieza y donde todo acaba. Iré en busca de respuestas. En busca de una señal. Quizá aparezca la estrella fugaz que resetee mi mente para volver a empezar de nuevo. O tal vez vea el atardecer más bello que Madrid pueda regalarme. Dejaré a mi lado, en el banco donde una vez escribí mis iniciales, un espacio, por si alguien quiere sentarse y observar. Por si alguien necesita hablar. Por si alguien necesita demostrar. Y después de hoy, nada en aquel lugar volverá a ser lo mismo.

Actualización:
Pasado el día D. hay varias cosas que han cambiado. Ha cambiado mi forma de ver el mundo, ahora es amarillo, gracias a un amigo, gracias a la conversación surrealista de alguien que piensa que ser intenso es una forma de vida, no un momento fugaz.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué es eso de que tu mundo es amarillo?, no lo pillo. Explícanoslo, plis.

*Mejorquebien dijo...

Un día inventé un sueño para un amigo que no recordaba lo que soñaba. Y en ese sueño el mundo era amarillo. La gente, asustada, no salí a la calle. Excepto unos pocos valientes con inquietudes y ganas de conocer nuevos mundos. Aquellos éramos nosotros y nuestro mundo, desde entonces es amarillo.....

Lucid dreamer dijo...

Me apunto. Quiero ir con tu amigo y contigo (sobre todo contigo) a ese mundo amarillo. ¿me aceptais? ¿qué hay que hacer para ir?