sábado, 27 de junio de 2009

Antiheroína (4:00)

Llego a casa, sola, como de costumbre. Sin ganas de quejarme de la vida perra que te da y te quita al mismo tiempo. Confusa, quizá, por los últimos acontecimientos. Y, sin embargo, habiendo obtenido una visión clarificadora del no entender. Me aparto. Quedo en segundo plano. Yo, la protagonista. La luz de la mañana. Cedo mi trono a otra reina. Y me marcho con la plebe. Me voy al campo, a cuidar de mi rebaño. Me marcho a cultivar el huerto que me dará de comer. A recoger los huevos de las gallinas ponedoras. A mirar las estrellas al final de la jornada. Cansada. Sin tiempo para perpetrar un plan. Me duermo. Y empieza otro día. El mismo, pero siendo mañana.
Luchar, seguir, marchitar, regar, florecer. No tengo fuerzas y, a la vez, soy forzuda. No tengo ganas y, a la vez, soy voluntariosa. No tengo sonrisa y, a la vez, logro reírme de todo. Rara, compleja, divertida, serena....Vuelvo al no saber y al no querer saber.... Dejo de buscar.

No hay comentarios: