viernes, 10 de abril de 2009

Piruletas y Globos

Empapada por la luz anaranjada de este cuarto casi vacío, pinto sueños en la pared. Fotos que voy colgando mentalmente y decoran el muro de la ilusión. Tiene toques de alegría, de amor, de amistad y tranquilidad. Sorpresas, días intensos, días perfectamente planeados y otros improvisados. Posee la luz de una playa solitaria a mediodía y el penetrante resplandor del reflejo de la luna en un lago en calma. Hay pompas de jabón, globos de helio, margaritas, algodón de azúcar, m&ms, lacasitos, piruletas y caramelos de chicle. Todo espolvoreado de confeti y aderezado con la importancia de las pequeñas cosas.

Hay algo de previsible y algo de impactante. Locura, caos, expectación. Hay sensaciones jamás contadas y otras que nunca se volverán a experimentar. Cosas indescriptibles y otras irreconocibles. Hay una vida pegada delante de mí. Con sus proyectos frustrados y sus grandes sueños por cumplir. Una vida llena de personas que merece la pena conocer día a día. Las que te apoyan, las que te sustentan, las que nunca se pierden, las que te encuentran, las que sufren contigo, con las que reír a la vez, las que te completan las frases y las que te roban las palabras de la boca. Seres especiales, como los días en que no pasa nada pero todo es increíble.

La vida, complicada y divertida, feroz y generosa, un abanico de emociones que descargar y un sinfín de caminos por cruzar. Un tesoro sin dueño y sin recompensa por el que vale la pena seguir luchando.

No hay comentarios: