martes, 31 de marzo de 2009

Mi sexto sentido

Hoy he recuperado mi sexto sentido. Hace tiempo que lo mandé a chequear dándolo por perdido. Un sexto sentido que te induce a malinterpretar las señales, no puede ser un sexto sentido sano. Eso me hizo dejar de creer en él, en su eficacia. Había llegado a confiar tanto en él que, en muchas ocasiones, sólo debía dejarme llevar. Era mi brújula y mi timón, algo más allá de la pura intuición. Interpretaba al dedillo las intenciones, las actuaciones y las conversaciones de los demás. Leía las señales e incluso habíamos creado un patrón de comportamiento similar entre personas que guardábamos en una especie de "diccionario de la interpretación humana". Era algo mecánico. Acción/reacción, gesto/interpretación. No fallaba nunca. Hasta que empezó a hacerlo. Me quiere, no me quiere, me adora, me rechaza, me repudia, me va a hacer sufrir, me va a hacer feliz. ¡Basta! El sexto sentido se había vuelto loco. No daba una. Cuando sólo era amistad veía señales que indicaban algo más. Cuando era algo más sólo veía la amistad. Tanta incongruencia acabó por atrofiarle y me pidió la baja. Prescindí de él un tiempo. Una larga semana de primavera-invierno. Pero por fin volvió, recuperado y con fuerza. Lo primero que me ha confesado es que ha descubierto una farsa. "Me han estado engañando". En realidad yo estaba en lo cierto. Cuando te decía que no veía las cosas claras era verdad, sólo que luego alguien con mala fe te decía lo contrario. Y tú, por no desconfiar, creías hacer lo correcto al no seguir mis consejos.

Reconciliarnos al fin ha sido lo mejor de este día gris marengo. Una jornada marcada por la inutilidad de algunas conversaciones y la grandeza de personas que, pese a todo, saben cómo tienen que quererme. Como soy. Esther sin más. Esta noche dormiré con la alegría de haber recuperado la paz y a mi sexto sentido.

sábado, 28 de marzo de 2009

El día que nunca exiistió

El día que nunca existió empezaba con un mensaje de cariño y un regalo especial, una flor quizá. Una margarita blanca recogida de un parque cualquiera. El día que nunca existió bebía un zumo al levantarme y leía una nota escondida entre las tostadas. Era una pista, el inicio de un juego que llevaba hasta una dirección. En el día que nunca existió no hubo momento en que desdibujara mi sonrisa de la cara. Fue el día en que me sentí más especial. En el día que nunca existió me dirigí al lugar indicado en el momento establecido. Era un piso. Di al timbre y alguien abrió la puerta. Me dió una nota. "No hay nada que no pudiera hacer por ti", leí. En el día que nunca existió había una habitación llena de pompas de jabón y velas, sonaba lo nuevo de Love of Lesbian y una lágrima de emoción caía por mi mejilla.

En el día que nunca existió lo más especial fue dejar de pensar en el amor para sentir como me invadía. Ese fue el día que nunca existió.

viernes, 27 de marzo de 2009

Estado "Ampliestásico"

Creí que no era posible, que nada me haría sentir así. Es algo sin nombre que está por encima de la euforia. Lo he bautizado como el estado "ampliestásico". Una mezcla explosiva de emociones que estallan en el corazón y hacen que tenga ganas de saltar y gritar, bailar y desmadrar las palabras en risas y expresividad imposible.


Acabo de llegar del concierto de Lover of Lesbian en la Joy y todo me resulta perfecto. Llenaron el escenario de pompas de jabón mientras cantaban la banda sonora de estos dos años atrás. Son grandes, inigualables, generadores de ilusión y felicidad. Han llenado mi noche de magia, de ganas, de pasión, de querer abarcar todo el mundo y comérmelo a mordiscos. Han hecho que las estrellas entraran en la sala y todo el mundo pareciera en éxtasis. Todos unidos por la misma pasión, todos entregados y disfrutando en conjunto y por separado de cada nota, de cada letra, de cada descripción perfecta de todos mis estados anímicos.

Es la semana de las reconquistas. Y me he vuelto a enamorar de las canciones de Lover of Lesbian, de la puesta en escena, de sus disfraces de astronautas, de las gracias, los bailes y la provocación. Pero sobre todo, me he enamorado de mis amigos, que han disfrutado y me han acompañado en la aventura. Hay muchas cosas grandes en mi vida y la mayor de todas es poder contar con ellos, los presentes y los ausentes. Saber que siempre tendré a quien dedicarle una canción de LOL. Que siempre tendré a quien escuchar, que siempre tendré a quien confesar mis miedos y con quien reírme de todo. Hombros sobre los que apoyarme cuando salto de alegría cerca de Ópera y canto a gritos por la calle. Soles que iluminan mi camino y a los que querer no es suficiente, pero es lo primero. GRACIAS!

miércoles, 25 de marzo de 2009

The real life (para ti que lo entiendes todo)

(leer escuchando Segundo Asalto de Love of Lesbian)

La vida tiene estas cosas. Unas veces estás abajo y otras arriba. Nunca sabes cuando llegará el momento en que todo de un vuelco y lo que no tenía ningún sentido derive en la cosa más razonable del mundo. Todo es una gran locura, un caos de puzzles sin armar, de piezas mezcladas en el suelo que están siendo divididas por tamaños y colores. ¿El objetivo? Recomponer los pedazos de las mejores horas de nuestras vidas. Lo que se perdió regresa con fuerza y la música de Love of Lesbian vuelve a darle sentido a todo.

Me atraviesa, me quema, me hace sentir mariposas, hormigas, avispas en el estómago. Lo tengo todo, las ganas, la disposición, la serenidad y la euforia. Tengo diez dedos en las manos con los que poder agarrar lo que más quiero, y dos ojos con los que atraparlo con fuerza. Tengo un cuerpo que tiembla de ganas y una mente que está segura de ir por el sendero correcto. Sin pensar, sin razonar, sin dar vueltas, sólo viendo la esencia de todo, sin aditivos. Naturalmente hermoso. Naturalmente miedoso. Quiero lo que tengo y tengo lo que quiero. Por fin. Hoy soy feliz sin más. Es el momento de seguir adelante. Cada uno con lo más suyo...Que cada cual siga el camino que desea seguir. Que el miedo no os obligue a dejar escapar aquello que deseáis con fuerza. Sin cobardía.

Ser inteligentes en la lucha y ¡a por ello!

domingo, 22 de marzo de 2009

Las cosas que han cambiado ya...

Por fin escuché el retorcer las cadenas al romperse. Dejando así liberado un corazón lastimado por las drogas del placer y el querer. Libre, libre por fin. Acertando en las decisiones, siendo fiel a sí mismo. Lástima de la persona que no quiso seguir siendo quien mejor se le dió ser. Adiós a esa cara de felicidad, adiós a ese temerario género humano que se lanzó sin red, adiós al cambio de tornas y a la tortilla dada la vuelta una y otra vez. Si quieres verme aquí estoy. Dulcificada y serena. Los proyectos vitales se me acumulan y el deseo de ir más allá. No voy a estancarme en la pelea del "quiero y no puedo". Me aburrí de juguetear como niños. Tengo asumido mi error, que fue, si se me permite la sobreopinión, no más que una roca en mitad del océano. Suficiente para reavivar la desgana.

Y mi corazón desatado deja de componer canciones de amor para recomponer historias de felicidad. No es una despedida, ni un encuentro. No es un "vuelve", ni un "vete para siempre". Es un "me cansé de arrepentirme". Y un "me voy lejos". Porque quiero volver a ser yo, la buena, la generosa, la despistada, la marchosa, la bromista, la sarcástica, irónica, la desquiciadora, la comecocos, la irreverente, la dulcificada y exagerada. Naturalmente yo. Fácil de querer y difícil de soportar.

lunes, 16 de marzo de 2009

¿Y si el día en que todo iba a cambiar ya hubiera pasado?

Siempre he escrito con el objetivo de que las cosas malas cambiaran. No he dejado de mandar mensajes ocultos a personas que no querían leerlos. He sido sutil y evidente. He usado todas mis armas y ahora....Ahora estoy desarmada. Me quedé sin munición, sin estrategia, sin rival y sin lucha. Me quedé en mitad del vacío más perverso, lejos de toda lógica, apartada de lo que una vez fue mi hogar.

Y en la distancia visualizo un punto de luz. Algo parecido a un espejo reflejando un rayo solar que me deslumbra. Me deja ciega por segundos. Me hipnotiza. Avanzo tres pasos hacía allí. Tardo un día entero en recorrer ese corto espacio. Llega la noche y , lo mismo de siempre, toca recular. El reflejo es un espejismo inalcanzable y avanzar no es más que el trayecto hacia el autoengaño. El resultado, al fin y al cabo, será la decepción.

Estoy tejiendo el revés de lo fácil desde hace algún tiempo y se me está convirtiendo en rutina. A veces me encuentro con lo mejor y otras con lo peor. Y, en realidad, lo único que me apetece ahora es dejar caer la última lágrima, coger una cuchara y comer helado viendo como flota un globo de helio. Y reír...reír tanto que nadie pueda reconocerme. Reír hasta cansarme y seguir haciéndolo.

Dejarme de batallas estúpidas, de querer que las palabras cambien el mundo. Vivir, volver a casa. Ser espontánea, arriesgada y honesta. Alejarme de quien me rechazó más veces de lo que pudo soportar mi dignidad. Ser fuerte y buena persona. Pensar en mí. Quizá así las cosas no cambien pero yo las vea mejor.

jueves, 12 de marzo de 2009

El mejor final ¿o principio?

Estos días he recuperado una amistad que parecía imposible. Y todavía estoy haciéndome a la idea. Mi mejor amigo "ha vuelto a la ciudad" y con él todas mis esperanzas de cerrar el círculo. Hacer que los extremos se junten y fulminen lo peor de ambos mundos. Será complicado. Pero, por suerte, los dos nos hemos lanzado a esta nueva aventura con ganas, ilusión y esperanza. Llevo tiempo necesitando ver una chispa de esperanza en los ojos de alguien y la veo en los suyos y en los míos cuando disfruto de su conversación. Renacemos en nuestra versión más sana juntos y tenemos la intención de convertir nuestra relación en algo transparente. Poco a poco, paso a paso, nos conocemos tanto que es difícil poner límites. Pero el tiempo, ahora sí, está a nuestro favor. Es en este momento cuando veo claro que nuestra amistad es algo básico en nuestras vidas, algo que no podemos aislar sin más, pero que debemos mimar y construir de cero. Él me enseñó a valerme por mí misma, me descubrió la fortaleza, la independencia, la facilidad de las cosas y la complicación de las personas. Él me quiere de una forma que nadie nunca podrá describir. Y pensar en ello ya no es malo, es bueno, es increíble. Porque hemos llegado a estar en el mismo punto. Aquí y ahora. Es el momento de dar la cara y cerrar una etapa. Con la cabeza bien alta y mirando hacia adelante. Intentando disfrutar de lo que está por venir y dejar atrás viejas heridas. Es lo que tiene la AMISTAD.

LORI MEYERS - LA BUSQUEDA DEL ROL

Retales de la nueva yo :)

viernes, 6 de marzo de 2009

I like what you say

Hoy, por primera vez en mucho tiempo, me he armado de valor y he decidido escuchar de nuevo esta grandiosa canción.


I like what you say - Nada Sur

Ha sido por un impulso, por las ganas de sentir cerca a una persona. Por las ansias de volver a abrazarle y saber que el mundo empieza y acaba en ese instante. Confieso haber llorado poco por creer que no era lo correcto. Y al oír de nuevo esta melodía lloro de alegría, recordando una noche tumbada en la cama delante del ordenador. Recuerdo desear que la persona más dulce del mundo viniera desde la lejanía a pasar conmigo las horas muertas. La distancia era insufrible, las ganas ilimitadas, se estaba fraguando algo grande, algo inmenso, algo sorprendente. Hoy, escucho a Nada Surf y leo todo lo que he escrito en estos últimos siete meses. Retales de mi vida más feliz y más intensa. Desde las tardes mojadas después de la piscina a las noches en vela esperándome en la esquina de Alberto Aguilera. Desde los arrumacos en el sofá hasta el grandioso momento del Wisky. Desde un te quiero a un nunca sentí esto por nadie. Era verdad. Me ha costado verlo, me ha costado saberlo y me ha costado reconocerlo. Era verdad. Tanto que ahora ya sé lo que es querer a alguien sin ser querida. Y saber que esa persona es con quien quieres estar. No hay dudas, porque siempre está en mi mente. Cuando camino por Princesa le veo reflejado en los escaparates, cuando vuelvo de marcha le espero en la puerta de mi casa, cuando escucho a Facto Delafé noto su abrazo.

Soy feliz, por fin, sabiendo que le idealizo. Y entiendo, ahora, cuando él me decía...Maybe I only wanna make you happy....Si mi mundo es mejor ahora es porque con él inicié un proceso. El resto se va escribiendo con tinta de paciencia. ;)

jueves, 5 de marzo de 2009

amar, amando, amado

Digan lo que digan el amor no está esperándome a la vuelta de la esquina. Digan lo que digan la persona predestinada no llegará cuando menos lo espere. Digan lo que digan no es fácil identificarlo, no lo sabré cuando aparezca, no será como una punzada en el corazón y la serenata silenciosa de un par de violines bien afinados.

Dijera lo que dijera, ahora sé que he estado enamorada dos veces en la vida. La primera fue bonita, inocente, necesaria y dramática. La segunda fue imprevista, desgarradora, intensa, sorprendente, llena de altibajos dignos de las grandes historias dramáticas de Hollywood, pero perfecta. Perfecta porque fue amor del bueno, del de duda y seguridad a la vez, del de abrazar y sentir que el mundo se para, del de separarse y ver como los edificios se derrumban de pena a cada paso que te separa de él. Amor del de llorar cuando pasas por su calle, del de sonreír cuando sabes que vuelve a estar pendiente de ti. Amor del de no olvidar, del que te provoca confusión, del que da miedo, del que acojona. Amor grande, surrealista, mágico, generoso y desinteresado.

El amor (en toda su grandiosa imperfección) lo alejé de mí no hace mucho. Porque me dolía amar, porque me quemaba amar, porque ser fuerte e independiente se suponía que iba más conmigo. Y me arrepentí. Sabía que pasaría pero miré a otro lado. Ahora, semanas después, mi corazón espera una señal. Mientras tanto la vida sigue.

martes, 3 de marzo de 2009

Obras de esfuerzo

Recuerdo una vez, hace ya años, que una persona, a la que he querido muchísimo, me dijo "no sé diferenciar la línea entre la amistad y algo más". Después de aquella célebre frase se sucedieron casi seis años de estabilidad emocional, dos meses de catástrofe, a los que siguieron dos años de desorientación. Pasado ese tiempo, llego a este día en el que, cambiando el contexto y la persona, trazo con un rotulador de punta gorda la línea que separa la amistad de algo más. La repaso bien y me aseguro de no dejar ni un espacio en blanco que pueda inducir a confusión. Es una separación perfectamente delimitada. Dos partes iguales que nunca podrán llegar a fundirse (nunca más). Admiro mi obra de arte, empeño y esfuerzo unido por la causa más primaria del ser humano, poner límites. Y ahí, frente al gran muro de tinta que separa los dos sentimientos estoy yo pensando ¿en cuál de las dos mitades debería estar?