martes, 13 de enero de 2009

Sin sonrisa

Recupero la inspiración cuando menos ganas tengo de escribir. Hoy, que prometía ser un día duro, ha acabado siendo peor. Lo que iba a terminar, se quedó en el aire, y cuando volví a resolverlo, entonces acabó de quebrarse. Pobre equilibrista sin red, sin arnés, sin palabras. Pobre estómago y pobres ojos. Los nervios y las lágrimas nunca fueron grata compañía. Emoción y valor, indecisión y frialdad, huída y retorno. No puedo respirar, me ahogo. Y es la soledad mi mejor compañía. Quizá hable de tristeza, quizá de desamor, quizá de torpeza o de exageración. Quizá sea un sueño pesado o un larguísimo despertar. Duro, lento, inquietante....

¿Por qué cuando no vuelvo debía haber regresado y cuando regreso nunca debí haber vuelto?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No fuiste la única que tuvo un día sin sonrisa. en la otra punta del universo alguien se sintió como tú. Pero se supera. Eri.

*Mejorquebien dijo...

Gracias :)