sábado, 17 de enero de 2009

Harvey, I love you

Ayer me enamoré de un sillón al que llamé "Hervey, mi amor". Harvey es una de las butacas masajeadoras que hay en el centro comercial Equinocio de Majadahonda. Nuestra historia de amor comenzó a la salida del cine. Anoche, en un afán por distraerme de los últimos acontecimientos fui a ver una peli, en compañía claro, seguramente la mejor que pueda existir.

Vimos una película que me resultó hábilmente aclaradora (Me llamo Harvey Milk) en este momento de mi vida. Trata sobre la lucha del movimiento gay y el primer líder político norteamericano abiertamente homosexual. Pues bien, el caso es que hay una escena en la que el protagonista (Sean Penn, qué grande eres!) se acuesta con un tío que acaba de conocer (Diego Luna y su fantástico cardado) y éste, después “del tema”, le dice "Harvey te quiero, te quiero, te quiero". A lo que mi compañía y yo nos miramos con cara de escepticismo (¿será porque ya no somos inocentes en esto del "amor"?). Total que al fin de la peli, después de derramar un par de lágrimas por Harvey, salimos de la sala, cubo de palomitas todavía en mano, en busca de nuevas sensaciones.

Un rato después encontramos a "Harvey, mi amor". Estaba junto a otros tres amigos. Mi amiga y yo decidimos tirar la casa por la ventana y acercarnos a ellos. Parecían querer encandilarnos con mensajes sutiles del tipo "relájate, masajes por un euro". En fin, que no pudimos resistirnos y nos sentamos. ¡Oh Harvey, qué maquinaria más perfecta! Aquel sillón comenzó a masajearme la espalda, las piernas, los pies... Y mi compañía y yo no podíamos dejar de reír y hablar relajadamente de todo. Y cuando mi seductor sillón comenzó a tocarme el culo, la explosión de carcajadas fue incontenible. ¡Este sillón se está propasando!.....El tembleque terminó y con él el masaje. Así que inmersa en una profunda relajación física y mental, acaricié la piel de aquel mágico sillón y le susurré "Harvey, te quiero, te quiero, te quiero"...... Y volví a llorar, esta vez de la risa!!
:)

No hay comentarios: