jueves, 11 de diciembre de 2008

En cuanto se me pase...

Llevo un rato delante de pantalla en blanco, intentando escribir algo decente para una columna de entrega retrasada. No hay manera. Tengo al demonio metido en mí y lo está desordenando todo. Mueve mi interior como si redistribuyera unos muebles que llevan demasiado tiempo en el mismo lugar.
Recolocar lo imposible, eso es lo que pretende. Y como lo está removiendo todo pues yo me muevo con el todo en un tembleque general, como una marioneta manejada por cuerdas. ¿Por qué escribo aquí y no en la página en blanco de word?
Quiero escupir lo malo, lo que ahora provoca que quiera escribir sobre lo irreverente de este día caótico. Sobre lo descortés, sobre lo ingrato, sobre lo borde que soy cuando me siento acorralada por las cosas que no me gustan. Porque hoy es sólo un día....uno incomparable a la suma de todos los buenos... Alivio mi inquietud en este escaparate y mañana mejoro mis marcas de felicidad, al menos será viernes...Eso ya debería sonar mejor..

1 comentario:

Finestres de Sant Boi dijo...

Ànims que som en temps de festa, Nadal, Cap d'any......

Josep Maria