viernes, 7 de noviembre de 2008

El día D...

Hoy me desperté recordando, sin saber cómo ni por qué, esta canción....


Estoy muy feliz, feliz, muy feliz, hoy me siento tan feliz que no hay penas en mi...

Será porque a mi alrededor hay personas que se preocupan por mí, personas que me apoyan, me quieren, me entienden y me asesoran. Personas que son sinónimos de optimismo y comprensión, de "te ofrezco la mano pero cógete todo el brazo por si acaso". Personas buenas, inteligentes, que hacen de ojos externos, que se meten en mi mente y en mi corazón. Las que no se aburren con mis idas de olla y me dan leves empujoncitos para que deje el vagón viejo, el que me hace descarrilar constantemente, y suba al tren nuevo, el que me lleva directa a poder disfrutar de lo que tengo y valorarlo como se merece.

Por eso hoy me levanté con el humor cambiado. Quizá después de un sueño reparador, o de una reflexión matutina en forma de mail. Quizá yo sea mi enfermedad y mi medicina. Quizá esto deba ser una superación propia, mía, interna, inalienable.
Yo contra mi y después....viene lo bueno.

1 comentario:

RoSeWaRNE dijo...

Así es como me gusta verte. :D