miércoles, 29 de octubre de 2008

Un sorbo de felicidad

"Tengo el viejo trono de un rey y ahora sólo soy bufón" Vetusta Morla

Anoche el mundo se detuvo en la melodía y las letras de Vetusta Morla. La Riviera estaba "abarrotá" de gente entregada y Pucho, el cantante, alucinaba (literalmente). Acostumbrada a los poco aforados conciertos gratuitos de este verano en los que las que armábamos más jarana éramos Ali y yo, lo de ayer resultó del todo inesperado, pero muy gratificante e intenso. Las mismas canciones, el mismo órden, todo igual que los anteriores pero totalmente distinto. Lo pasamos bien, mejorquebien, acolchadas por tíos altísimos. Entre saltos, canturreos deafinados y algún que otro roce entre extraños. Final apoteósico para uno de los mejores directos a los que he ido nunca (que me perdonen Franz Ferdinand, ¡también os quiero chicos!) y eso que la acústica del local no era para echar cohetes.
Ironías del destino, hoy repito plan, voy a la Riviera a ver a Deluxe, esta vez sin Ali (malquemepese). Xoel ha decidido que este será su último concierto con la banda y no podía dejarme esa espiníta clavada para el resto de los tiempos. Pasé mi etapa de Reconstrucción enganchada a su música y ahora cierro otro ciclo. Yo y mis ciclos, mis cierres y mis hombres.

Espero volver a tener otro de esos momentos brutales en los que desaparece el resto de gente y sólo existe la química entre la música y yo. Chispas y más chispas. Un sorbo de la mejor felicidad.

No hay comentarios: