jueves, 11 de septiembre de 2008

Princesa

Yo, que había dejado de creer en los cuentos de hadas. Yo, que borraba cuidadosamente los restos de magia que quedaban en mi corazón. Yo, que tintaba de gris los colores del arco iris. Yo, que asustaba a la felicidad con mis lagrimones de inseguridad. Yo me diluía en la incomprensión y me diversificaba en el temor. Me iba, me iba y me fuí...lejos, donde sólo había bruma.

Encerrada en la más alta de las torres, allí donde sólo se puede acceder trepando, pasé tiempo y tiempo. Días, meses, horas interminables de una existencia poco clara. El aislamiento se convirtió en lo habitual, y lo habitual en rutina.

Hasta que un día, sin esperarlo, llegó "el caballero sin armadura" y dijo "voy a trepar, aunque me quede sin manos, para salvarte, mi princesa".
Desde entonces le observo todos los días asomada en lo alto de mi torre, le veo escalar y escalar sin descanso. Admiro la valentía que hay en sus ojos y me susurra palabras que atrapa el viento para traérmelas hasta el alma, donde se posan suavemente. A veces me asomo curiosa con los ojos brillantes y me quedo un rato mirándole sin creerme su hazaña. Otras me siento temerosa y me escondo. Me asusta pensar que las piezas de un nuevo rompecabezas se estén colocando en el lugar correcto sin darme cuenta. Y me quedo acurrucada bajo la ventana, abrazada a mis rodillas. Es entonces cuando “el caballero sin armadura” roza su espada contra la piedra de mi torre para que yo sepa que sigue ahí fuera, luchando contra la tempestad, sólo por verme sonreír una vez más.

Extiendo mi mano. Está a dos milímetros. Y al primer roce explotan las sensaciones. Hay pocas cosas comparables a volver a querer cuando ya has querido antes. A amar después de haber amado. Es igual pero completamente distinto. Es volver a empezar. Una nueva oportunidad. Un nuevo sueño. Una nueva yo.

5 comentarios:

Alba dijo...

Esther!
Enhorabuena por el nuevo diseño del blog, está mejorquebien... Espero que todo te vaya bien!
Un beso,
Alba

Enrawesor dijo...

Por ti Princesa escalaría cualquier torre.

Gus dijo...

¡Uaaaoooo! Hacía tiempo que no leía un cuento de hadas tan bonito...
Me encanta y espero de corazón que al final comáis muchas perdices.
Y, encima, ¡vas a ser la princesa con el culo más duro del reino! ;-)
Besitos

Lord Naickol dijo...

Muy bonito el relato. Me alegro de que hayas encontrado a tu "caballero sin armadura".

El diseño.. simple y llanamente: precioso!

Anónimo dijo...

No tiene espada, tiene una llave enorme para dar hostias...