miércoles, 24 de septiembre de 2008

Al meu tete

Por fin llegó. Este fin de semana estuve en la boda de mi primo, la más emotiva y divertida de las pocas que he ido. Hacía mucho que no lloraba de felicidad y tristeza a la vez. Pero más hacía que no me lo pasaba tan bien con toda mi familia reunida. Recité frente a ellos estas palabras. Seguramente las más bonitas y sinceras que habré escrito. T'estimo tete.


"Hace algo más de nueve meses, en navidad, recibí una noticia extraordinaria. Mi primo, el meu germà, y su novia, mi nueva hermana, se iban a casar. Desde entonces, no ha pasado un día en que no pensara qué iba a decir en este momento tan emocionante y especial para mi, para vosotros, para todos. Y siempre acababa visualizando este mismo instante, en el que con orgullo os miro a la cara y os veo resplandecientes, llenos de ilusión, entregados a esta nueva aventura que hoy empezáis.
Es un reto. Un desafío intrigante y seductor. Algo a lo que os abocáis con el mejor de los salvavidas, el amor. La base más sólida sobre la que construir la columna de vuestra vida en común. Lo sé. Os observo, desde la distancia, os admiro, por vuestra valentía, por vuestro coraje, por no dejaros abatir en los peores momentos. Luchad siempre, os lo exijo, os lo exigimos todos los que estamos aquí, todos los que creemos en el amor, en vuestro amor. Recordad siempre este instante en el que delante de vuestra familia y amigos dijisteis "Si" y sentisteis que la vida no os podría dar nada mejor, nada más bonito que el estar el uno con el otro.
Y aquí nos tenéis, a los presentes y los ausentes, deseándoos la mayor de las felicidades. Celebrando un comienzo, el pistoletazo de salida de algo grande, mágico, sincero y radiante, vuestra vida como marido y mujer. Os queremos y siempre, como hoy, estaremos a vuestro lado. Enhorabuena"

No hay comentarios: