jueves, 3 de julio de 2008

Nunca saber...y siempre retar....

A veces me da miedo que las cosas se desdibujen, se diluyan, pierdan su definición. Y que los límites se derramen en la obviedad que no es tan obvia, que no es tan clara, que no es lo que dice ser.
Hoy la puta se viste de rey, lo dicen Vetusta Morla y les creo, aunque nadie se lo crea. La puta, que nunca perdió su dignidad, se dignifica ante el resto. Ella ha sido siempre bella, aunque no vistiera de protocolo, ha sido siempre divina, aunque no le marcaran las puntas, ha sido siempre una alteza sin reino, aunque siempre ha sabido administrar su pequeño mundo de caos.
La puta y el rey son límites, entre ellos está el resto, comunes conformistas.
Quizá el inconformista no sea el que más se queja, si no el que se calla e intenta cambiar las cosas sin que nadie conozca su intención. Evolucionar paulatinamente. Ese es el reto.

No hay comentarios: