viernes, 18 de julio de 2008

Montañas rusas....

A veces me inundo de sentimientos. Soy una de esas personas raras que viajan en una montaña rusa emocional ¿Estabilidad? ¿Qué es eso?

Puede que de ahí venga mi afición a los loopings y las bajadas de vértigo. La adrenalina de cero a mil en un segundo y los ojos bien abiertos para no perder detalle. El cuerpo experimenta una sacudida indescriptible y, luego, en reposo pareces volar. Pienso en el Dragon Kahn y las cinco veces seguidas (4 en primera línea) que subí, hace años ya. Pienso en la sensación de estar vendido y rendido, suspendido en el aire, con los pies colgando e inmerso en una especie de descontrol (controlado por algo desconocido).

Este vaivén físico se puede equiparar al vaivén interno en el que me enmarco. Sin punto de inicio ni de fin, es como un gráficos de picos imposibles, altos y bajos. Un día estoy arriba y otro desciendo con brusquedad. Pero tengo suerte, por H o por B siempre hay alguien dispuesto a recoger cada pieza del rompecabezas esparcida por el suelo y ayudarme a construirlo de nuevo.

Casi siempre todo es tan imposible como posible, y en mitad de los dos extremos sigue el tiempo perdido... Pero a veces, y sólo a veces, incluso ese tiempo merece la pena.


Royksopp - Only this moment

No hay comentarios: