lunes, 9 de junio de 2008

Un futuro por conquistar

Voy paseando por un escenario inventado. Miro hacia adelante y, por qué no, hacia atrás. No me convierto en estatua de sal, porque en mi mundo mirar atrás no es un pecado. Me pongo la mano en la frente a modo de visera, quiero mirar más y más allá. Veo la playa, una niña mofletuda y de tirabuzones dorados, corretea desnuda por la orilla. Se sienta y juega con la arena, quiere construir grandes castillos de princesa que se quedan en montones de tierra desperdigados. No va para arquitecta. Con sus enormes ojos azules encandila a los bañistas ¡Qué niña más rica!

Ahora giro la cabeza y dirijo la mirada hacia el futuro. Veo una mujer de cabello castaño, ojos igualmente enormes y azules y una sonrisa pícara. Está sentada, escribe en su ordenador, a cada frase su sonrisa se pronuncia ¿será feliz? De pronto se acerca alguien por detrás, le roza suavemente el cuello con los dedos y ella se estremece. Su rostro es pura paz, su vello se eriza y tensa los dedos de las manos. Deja de escribir, pero no se gira, sabe quien es su acompañante, se regodea en la naturalidad de la situación y desea que sea eterna. No hay fantasmas, no hay temores, sólo claridad, sólo un futuro optimista que conquistar.

Phoenix - If I Ever Feel Better

1 comentario:

Anónimo dijo...

Soy una de las que engorda el número de tus visitantes, nada despreciable, a menudo. La verdad es que después de tanto tiempo sin saber una de la otra debo reconocer que me tienes enganchada y de vez en cuando me paso para ver que nueva cosa nos cuentas... No has perdido esa agudeza a la hora de describir las cosas que siempre te caracterizó. Enhorabuena por el egoblog.
Alba