martes, 10 de junio de 2008

Siempre hay algo que pueda hacerte sonreír

Hoy te hablo a ti. Sí, sí, a ti. Al que está delante del ordenador leyendo este EgoBlog desde el trabajo. Seguro que has madrugado para ir a currar sin ganas. Cada día sientes que estás más cansado. ¿Será desmotivación? te preguntas. No quieres resignarte. Eres joven, eres idealista (sin reservas). Miras alrededor, cierras los ojos y piensas en qué podrías estar haciendo. En tus sueños, tus metas, tus deseos más profundos. Aquellos casi impronunciables. Te acojonas. Porque lo que quieres hacer es lo inseguro, lo arriesgado, lo impensable para los que te rodean. Y quieres gritar, salir, desaparecer. Pero frenas, porque sientes el impacto de la realidad a través de los pesados sacos de la responsabilidad.

Y, de pronto, alejas tu pensamiento de lo negativo. Algo te distrae. Has sentido como un pequeño espasmo, de esos que te despiertan de una pesadilla. Y te das cuenta de que hay algo bonito, arriesgado e intenso en tu vida. Y eso te aporta una pizca de locura que te mantiene cuerdo. Sientes un escalofrío que te recorre la espalda. Sonríes. Sabes que ella está pensando en ti. Lo hace siempre pero se te acaba de ocurrir. Es como si hubiera sentido tu desánimo y la esencia de su chispa te hubiera traspasado. Ella es una entre todas. Quizá la del medio o la de atrás, la primera o la última, la eterna o la efímera. Pero es "ella" ahora. Y por muy jodido que se presente el día, siempre encontrará la forma de hacerte sonreír. O lo intenta.

Sonríe.

Muse - Starlight

1 comentario:

Finestres de Sant Boi dijo...

Hola princesa,

No t'oblidis, àdhuc estudiant fins a la vellesa, mai s'acaba d'aprendre, i cal saber treure-li profit a l'après.

Josep Maria