domingo, 22 de junio de 2008

I'm becoming paranoid....

Al final he hecho lo que tenía que hacer. Cerrar el círculo. He ido al concierto de The Sunday Drivers sola. Reconozco haber intentado persuadir (y seducir) a más de una/uno con el objetivo de ser acompañada y, de paso, compartir con ella/el parte de mi reto inicial. Descubrí a The Sunday Drivers ("Los domingueros")un mes después de ser abandonada por mi relación sentimental. Fue pura casualidad. Andaba en busca de mis gustos, tenía que construirme a mi imagen y semejanda, y escuché "Paranoid". Me enganché. Era distinto a lo que se suponía que era mi estilo hasta entonces. Y me enamoré de mi nuevo gusto. Ellos abrieron la puerta a otros: Deluxe, Franz Ferdinand, Vetusta Morla, Russian Red, Love of Lesbian, Facto Delafé, Lory Meyers y Wilco. Por ello y por un año repleto de nuevas emociones musicales les debía un homenaje, una visita, unas letras mal cantadas en inglés y un meneo de caderas rodeada de extraños. Ha sido un renacer.

Muchos no entenderéis (si es que "muchos" leyerais este blog) cómo mi vida ha quedado tan marcada por los acontecimientos. Fue duro. Nadie sabe cuanto. Y dejó una herida, una señal imborrable, una cicatriz de guerra. Estuve en el frente, luché, valiente inocencia, y perdí. Pero gané. Gané en confianza, en darme cuenta rápido de las estupideces que hago. Gané en personalidad, exigencia, sabiduría. Gané en literatura, agilidad mental y revuelo sentimental. Gané a muchas personas que temo perder día a día. Gané en riesgo, aunque ahora me haya aliado a la prudencia. Yo no era de las que volvían, yo dejaba las cosas atrás, lo que no sucedía se perdía, nunca jamás lo recuperaba, y me daba igual, porque tenía una idea equivocada de la perfección de la vida, del cuento de hadas, del mundo ideal. Pero le eché un par y volví. Con un papel en la mano "por si te pasas por Madrid".

A veces me ofusco tanto que no me acuerdo de los gestos más buenos. Los simples, los de la gente que te quiere. Amor fraternal, amor liberador, desintoxicado, sutil y completo. Prometí hablar menos del amor y más del sexo. Pero yo no soy así. Soy una romántica en el sentido más amplio de la palabra. Y nunca podré dejar de soñar.
Es duro empezar a darse cuenta de que no hay persona en el mundo que viva cada instante con la misma intensidad que yo. No hay persona en el mundo capaz de sorprenderme en continuidad. No hay persona en el mundo que haya visto en mí alguien que pueda cambiar su vida (en el sentido más peliculero y sensiblón de la expresión, pero en el menos literal, también).

Pero, por fortuna, siempre habrá una canción que libere mi algo interior (¿alma?) durante los segundos más perfectos que jamás habré vivido. Hoy he superado, gracias a ello, el miedo a exponer mi soledad en público, a no tener a quien pierda el culo por acompañarme al fin del mundo, a ser mi "amor verdadero". En fin, una dosis más de todas esas chorradas tan mías. Qué le voy a hacer, eso no cambia.

5 comentarios:

Luis dijo...

Me alegro de que lo hayas conseguido porque Ser valiente no es solo cuestion de suerte...

*Mejorquebien dijo...

Me alegro de que te alegre... Y, ya sabes "sólo quiero ir más allá, sólo quiero que esta herida se prenda, ser el humo que al final escapó de lo que existe por ver qué hay detrás...más allá" ;)

Luis dijo...

siempre he pensado que las canciones de Vetusta tienen un doble sentido mas q interesante

el 22 dijo...

(recolocado, tras error)

en la Facultad de Derecho (también conocida como ICADE-PIJADE) me enseñaron la diferencia (muy relevante) que en el Derecho anglosajón existe entre una "offer" y una "invitation to treat"... Más le valdría, apreciada Lisa, no coquetear demasiado con esas apreciadas (y magníficas) insinuaciones de cargada índole sexual...

el gol del catalán Fábregas arrancó de mi garganta el último rayo de fuerza (la Historia nos devolvió lo que nos debía) y, hoy, soy una dudosa mezcla de Pato Donald con el camionero de reparto...

leer su egoblog es, siempre, un placer alzado (adulto y de culto)... incluso cuando sus diatribas son oscuras y uno se pierde (irremediablemente) en los vericuetos... (acaso la Literatura podría tener otro cariz).

la última (pero no primera) ocasión en la que acudí solo (es un decir) a un concierto fue en la gira de Lucas 15 (Nacho Vegas haciendo folklore astur con naturaleza rock... Maravilloso disco que no me canso de recomendar. Áspero y para paladares muy exigentes... Notoriamente alejado de la mercadotecnia que nos asola [y desola]).

espero verla pronto...

besos

ps: espero haber quebrado mi "don" (sin maldad) de la oportunidad

*Mejorquebien dijo...

El pecado no es del provocador si no del que se siente provocado. "La columna de la derecha" es efímera como cualquier intensidad vital y por ello es libre de acción y reacción. Lo sexual se convierte en lo menos comprometido cuando aparece lo sentimental a dar por culo. Pero tanto monta, monta tanto, y al final todo queda en nada. Sólo hay que dar a borrar. Ojalá la vida tuviera teclas.....

Besos

PD: bonito sms... sin "don de la oportunidad" pero gracioso. ;)