viernes, 6 de junio de 2008

Conversaciones paterno-filiales

Ayer tuve una conversación paterno-filial muy interesante y reveladora con mi amigo Depunto (D.) Fueron 10 minutos a solas en la cocina (pobre de la “señoraesposa" si hubieran sido más). De los cuales usó 120 segundos para pegar un repaso espectacular a mis actuales dudas que me dejó to'picueta.

Pim, pam, pum y resuelto. No hay nada como tener las cosas claras. ¿Qué es lo que quieres? ¿Cómo lo quieres? ¿Hasta cuándo lo quieres?
Me dijo algunas cosas durillas de asimilar, nada que no supiera, y otras muy lindas, como que le importa lo que me pase, claro, es mi amigo, pero que te lo digan directamente es muy bonito.

Depunto forma parte de un tándem perfecto (dentro de su imperfección). Su otra mitad es caótica, divertida, soñadora y amorosa, él se encarga de poner la sangre fría y el cerebro calculador. "Las cosas son así y asá, no hay más".

Me río un montón con ambos. Somos una pequeña familia. Me cuidan y con ellos me siento a salvo. Son como dos guías espirituales sobre los que apoyarme, muy distintos, pero complementarios. Dpunto es realista hasta la radicalización. Señoraesposa es soñadora hasta la emoción.

Si algo me enseñó la conversación de ayer es que no es malo dudar pero tampoco tener las cosas claras. Que planteárselo todo en términos volátiles hace que nunca resolvamos los temas que nos inquietan. Tomar decisiones es dar pasos hacia adelante. Voy a probar a ver qué pasa.

No hay comentarios: