martes, 27 de mayo de 2008

Superestructuras emotivas

¿Os habéis dado cuenta de que la tierra tirita?

Yo me percaté ayer. Sí, la tierra tirita a veces, levemente. Es algo casi imperceptible, pero sucede. Le pasa cuando sabe que algo extraordinario está ocurriendo. Siente un escalofrío bueno y tirita. Es como un"¡Buha!" y un "¡Aish!" a la vez y duran un segundo. La gente, a veces, lo confunde con el temblor que provoca el metro bajo la superficie o el paso de un camión apresurado. No. Es la tierra que está viva.

Hacía mucho tiempo que no sentía un escalofrío de la tierra ¿La última vez? Hace años. Y, de repente, cuando ya había olvidado que todo palpita al mismo ritmo ¡Zas! un ligero temblor y todo se para. Y se crea una especie de magia contenida presentada en una fotografía nocturna de luces esteladas, en movimiento.

La tierra es el todo de las pequeñas cosas. Lo que nos hace pequeños por su inmensidad y grandes por su proximidad. Lo que nos hace reales por su tacto y oníricos por su misterio. Ella es lo que nosotros somos y nosotros somos lo que ella es.

3 comentarios:

Gus dijo...

SIIIIIII!!!!! Tú también lo has notado? ;-)

Xavier Sánchez i Torres dijo...

Hola "mejorquebien"!

Ya hace tiempo que leo tus "posts" y quería felcitarte por lo bien que escribes y expresas tus reflexiones y tus sentimientos. Me gustó mucho el homenaje que les hecho a tu abuelo.
Saludos.

Lucid Dreamer dijo...

Yo eso lo he sentido conociéndote a ti. Gracias por moverme la tierra.