viernes, 11 de abril de 2008

Del tiempo, del odio y del acojono emocional...

Sentada en la cumbre de mis pensamientos
las palabras huyen de la razón.
Los gritos de atención son afónicos
Y el tiempo abofetea mi impaciencia.

Si en el respirar, el aire cosquillea mis pulmones
y el corazón bombea sangre helada.
La lluvia me empapa y se convierte en escarcha
¿Quién me robó las alas del alma?

Las busco en situaciones imposibles
las encuentro en lugares disparatados
Las fabrico de fino papel endeble
y se deshacen ante una traición inventada

Odio la duda después de la duda
el amor después del amor
el dolor después del dolor
y la palabras que no entran en tus oídos.

Y, sin poder evitarlo, adoro
la risa después del llanto
el color después de la sombra
y el miedo a dejar de tener miedo.

No hay comentarios: