martes, 29 de abril de 2008

Mi pequeño paraíso

Madrid, mi pequeño paraíso
El lugar donde los sueños son sueños
La ciudad del olvido y el recuerdo

Madrid, tierra de costumbres bárbaras
modelo de arquitectura interior
Serena, ajetreada, dulce, encantada

Madrid, me envuelves con tu abrazo
me tiñes del color de la risa
me sorprendes cuando no creo

Madrid, cuánto has cambiado en mí
paseando en la oscuridad.
Eres la soledad, en la mejor compañía.


Russian Red

jueves, 24 de abril de 2008

La innecesaria teoría del beso bien dado II

Hace un tiempo escribí un post sobre el besar bien que, tanto dentro como fuera del blog, suscitó alguna que otra reacción inesperada (podéis leerlo aquí). Pues bien, ayer una compañera de curro leyó un artículo en voz alta que, a modo de encuesta tonta, corrobora mi teoría. Besar bien es esencial. No lo digo sólo yo. Lo dicen uno de cada cuatro españoles que han dejado a su pareja por besar mal (lee el artículo aquí).

Algunos vais a tacharme de superficial. Ya ves. Quizá lo sea. Pero cuando te han besado de esa forma en la que se te estremece todo el cuerpo y pierdes la orientación, deja de importante lo que la gente piense de ti.
Algunos diréis: "Sí, pero hay muchas otras cosas importantes: el respeto, la compenetración..." Desde luego, yo no he dicho lo contrario. Una pareja no nace de un beso. Pero ¿quién quiere una pareja teniendo un supermercado lleno de besos increíbles? A mi no me miréis.

Quizá muchos estéis cansados de besar y besar y que no surja nada de ello. Algunos estaréis esperando a esa persona especial que os quiera y os acompañe a lavar el coche. Algunos diréis ¿Para qué seguir besando si eso no me lleva a ninguna parte? Os entiendo. La vida es emocionalmente dura para todos. Unos queremos lo que no tenemos y otros tenemos lo que no queremos (yo pico de ambos lados). Nunca estamos conformes, por lo que nos aguarda una vida llena de insatisfacción. A no ser que bajemos de las nubes y ascendamos las pequeñas cosas a lugares privilegiados en nuestras escalas de valores. Por lo que un simple beso bien dado dejaría de ser “el paso hacia algo más” para ser “un instante de felicidad”.

¿Quién no tiene ganas ahora de que le den un "buen beso"? =)

martes, 22 de abril de 2008

23 d'Abril: Sant Jordi

Mañana en Cataluña se celebra el día de Sant Jordi. Es una fiesta popular que nace de una leyenda. Ésta es la versión que recuerdo.

Cuentan que hace mucho, mucho tiempo, un dragón atemorizaba a los habitantes de un pueblecito catalán. La feroz bestia, hambrienta, se alimentó del ganado hasta que no quedó un sólo animal en la villa. Entonces los vecinos decidieron que, antes de que el dragón lo destruyera todo, iban a ser ellos mismos los que le sirvieran de festín. La elección se hizo por sorteo y le tocó a la hija del rey. La princesa se fue a la cueva del dragón y, justo cuando éste iba a lanzarse sobre ella, apareció el caballero Jordi que con su lanza hirió de muerte al temible animal. Y de la sangre derramada brotó un precioso rosal. De lo que pasó luego, nadie sabe. De si se casaron Jordi y la princesa, no se tiene constancia. De si rompieron al tiempo por bifurcación de inquietudes tampoco nadie ha escrito nada. Lo importante es que de esta leyenda surge la tradición de regalar una rosa a la mujer que quieres, o que te gusta, o deseas ver sonreír. Barcelona se llena de vendedores ambulantes de ésta flor y en el ambiente se respira la magia de los cuentos. Como no, al celebrarse igualmente el día del libro, se supone que al hombre amado, o que te gusta, o al que deseas hacer sonreír, debes regalarle un libro. Una tradición absurda os estaréis diciendo. Pero para mi es muy bonita. Es una de esas tantas cosas que he dejado de hacer por no vivir en mi tierra. Que, aunque yo no tenga amado, tengo un maravilloso padre que me regala mi merecida rosa.
Qué le voy a hacer, soy una romántica. Y también una mal acostumbrada porque desde primero de EGB hasta quinto (cuando me cambié de colegio) un niño me regalaba la rosa el día de Sant Jordi. Daniel se llamaba. Era nuestra tradición. Íbamos a la misma clase y aunque no nos habláramos el resto del año ese día yo le compraba un libro y él me traía una rosa a clase. Es bonito recordar esos momentos de inocencia y soñar que volveré a disfrutar de estas tradiciones que para mi son tan importantes y lindas. Quizá no mañana, quizá no el año que viene. Pero sé que quien quiera hacerme sonreír sabrá leer en mis ilusiones.
Feliz día de Sant Jordi. Feliz día de la magia.

domingo, 20 de abril de 2008

Hay señales que indican otra dirección

Hace mucho tiempo ya (en términos subjetivos, no cuantitativos) que se suceden las señales que indican otra dirección. Pero yo, terca, no quería verlas. Me quedé quieta, luchando contra el fluir de las cosas buenas. No quería desviar mis ojos de una mirada ausente, que sólo devolvía desgana. Estaba ciega. Ciega por el escalofrío en las distancias cortas. Aferrada a las pequeñas cosas buenas o malas queriendo ser buenas. Gestos de libertad contenida, encadenada, degradada en silencios insaciables. Y hablar, desbocar los temores, no servía de nada. Estaba ciega. Andar detrás, con paso acelerado, queriendo adelantar, proponiéndome una competición, un reto, no servía de nada. Estaba ciega. Comprender, intentar acariciar los disgustos, seducir en la distancia, no servía de nada. Estaba ciega.

Pero no es una historia triste. Lo fue y, ahora, no lo es. Porque mis ojos tienen luz, blanca y resplandeciente. Mi corazón está satisfecho por haberme entregado a una causa perdida desde el principio. Pero estoy segura que logré arrancar alguna sonrisa en mi empeño y esa es mi recompensa. Quizá nunca sepa qué es lo que ha ocurrido en este tiempo de incertidumbre. Quizá nadie se atreva a decirme la verdad. Quizá, al final, sólo sea aquella historia que me hizo ser un poco más comprensiva. Aquella que me enseñó a dar sin recibir. La que corrobora que existen sentimientos no correspondidos que hacen de los correspondidos algo doblemente increíble. Ahora sé que es sólo una historia en mi mente.

Aimee Man - Save me (Magnolia)

viernes, 18 de abril de 2008

Paraules d'amor, senzilles i tendres, no en sabíem més, teníem quinze anys...

De vegades trobo a faltar sentir un "t'estimo". M'agrada com sonen les "paraules d'amor" en català. Són més intenses, més maques, més autèntiques. No és el mateix que et dediquin un "boig per tu" que un "loco por ti". Serà que enyoro l'idioma, la gent, el mar i el sol mediterrani. Serà que avui he somiat. He somiat que et mostrava tota la riquesa d'aquella terra, el soroll dels carrers, la familiaritat de les coses, el modernisme... He somiat que somiant vaig arribar aquí. I he somiat que somiant arribaré allà on no em deixes. Si tanco els ulls veig dins la meva copa un blau intens i el sol il•luminant les roques. I trobo la felicitat dins els records, dins la música que un dia em va fer tremolar. Dins del desig de trobar qui em xiuxiuegi a l’orella “nena, estic boig per tu”.

SAU - Boig per tu

Con subtítulos en catalán, por si alguno tiene curiosidad por el idioma.

miércoles, 16 de abril de 2008

Bye Bye Baby, Baby Goodbye....

No he podido resistirme. Llevo dos días con ésta canción entre los pelos, resonando bajo el cráneo. No sé cómo ni porqué pero ayer apareció en mi mente por arte de magia y desde entonces no dejo de tararearla.... Quizá, algún día, esto también tenga sentido...

Bye Bye Baby (1975)

martes, 15 de abril de 2008

Espejismos en el desierto

Hay momentos en la vida en que una fuerza superior a tu voluntad te abandona en mitad de un desierto. A tu alrededor no ves más que arena y dunas imposibles. Estás desorientado. A pesar de no comprender la situación, al principio, intentas encontrar la salida. Andas y andas, hasta que te das cuenta de que no estás llegando a ningún lugar. El camino que escoges no es el adecuado. Y empiezas a desesperar.

Pasa el tiempo y, cuando menos te lo esperas, crees divisar un oasis a lo lejos. Dudas. Pero todavía te quedan energías para seguir tu instinto. Emprendes rumbo sin pensar. Tienes demasiadas ganas de alejarte de ese lugar, respirar aire renovador y beber del agua pura del manantial de la despreocupación. Entonces no puedes, ni quieres, plantearte las consecuencias de tus decisiones. Eliges el camino corto. Llegas en un suspiro, ni te das cuenta de lo fácil que ha sido plantarte en mitad del paraíso. Te lanzas de cabeza al arroyo. El agua te rodea y sientes que flotas. Todo es calidez, humedad, serenidad. Desbordas placer, calma, plenitud.

Por unos momentos te has olvidado del desierto. Del vacío, del temor, las dudas, la frustración. Ya no te preguntas por qué y para qué te abandonaron allí. Te da igual. Lo que un día fue imprescindible para sobrevivir, ahora es prescindible, porque crees haber encontrado algo bueno, algo que te hace olvidar la lucha constante. Algo frente a lo cual te has acabado rindiendo.

Pero el paraíso resulta ser un lugar hostil, dispuesto a darte momentos de gloria y a devolverte al desierto a su antojo. En realidad, el oasis no deja de ser el espejismo que crea tu subconsciente para huir del tortuoso camino hacia la erradicación de las dudas. Una gran invención a la que te aferras con fuerza porque te agota la idea de seguir siendo valiente el resto de tus días. Y seguir, y seguir, y seguir acumulando experiencias desagradables.

Y en el tiempo que estás en el desierto, el oasis manejará tus hilos. Olvidarás la búsqueda de una salida, porque siempre obtendrás ínfimos momentos de placidez cuando todo se descontrola. Hasta que un día, algo cambia. Y dejas de contemplar el oasis como el final de tu trayecto. Vences la tentación de dejarte llevar y empiezas a andar en la dirección correcta. E inicias el camino hacia tu felicidad.

Gigante - Deluxe

lunes, 14 de abril de 2008

¿Cuánto tiempo es tiempo?

¿Alguien os ha pedido alguna vez que le deis tiempo? Yo no sabía que existía una frase más indefinida que la de "no es por ti, es por mi", pero existe y es "dame tiempo". ¡Ah! tiempo. Claro. Eso que va pasando y que hace que las cosas cambien y evolucionen. Eso que cuanto más rápido quieres que pase más lento va. Tiempo. ¡Qué simple!

Pero ¿cuánto tiempo es tiempo? Una semana, un mes, un año.... O, simplemente, hasta que me canse de esperar. Hasta que crea que no merece la pena seguir sintiendo que quiero más. ¿Tiempo? Tiempo para ¿qué? para pensar sin haber pensado ya, para decidir sin haber decidido ya, para adorar sin haber adorado ya..... ¿Tiempo para irse o para volver? ¿Tiempo? Curioso concepto. ¿Y si sólo es la respuesta a algo insustancial? Si, si, algo desmotivante, algo que no te arrastra, que te deja en el mismo lugar... algo que no te desbarata, ni te emociona, ni te reorganiza la existencia, algo que es nada...

Y cuando sabes que eres nadie para alguien ¿qué se supone que debes hacer? ¿indignarte? ¿llorar? ¿hacer como si nada? ¿seguir insistiendo? No lo sé... Quizá la atracción no sea más que el fruto de la complicación. Y eso haya provocado una idealización desmesurada. Quizá merezcamos a alguien que no sea capaz nunca de pedirnos tiempo, porque el tiempo es para disfrutarlo, no para dejarlo pasar.

La respuesta a mis dudas, hoy, ha venido de fuera. De las letras de alguien que no se rinde. De alguien que cree que soy especial más allá de las contradicciones. De alguien que se ha convertido en un solecito entre las sombras. Un amigo. Simplemente un buen amigo, con todo a favor. Gracias.

sábado, 12 de abril de 2008

Bienvenido al mundo del ensayo y del error

Dicen que los sentimientos son universales. Que, a pesar de los matices que les busquemos, en su forma básica el amor y el dolor siempre se sienten igual. Por eso no debería flipar cuando escucho una canción y siento que se ha escrito para mi. Pero flipo.

El fin de un viaje infinito-Deluxe

Veo un mundo diferente
Suento que todo ha acabado ya
Demasiados años (meses) en ninguna parte
Demasiados viajes a ningún lugar

Me falta valor para encender la radio
Todas las emisoras han cambiado su dial
Tengo miedo a lo que pueda encontrar
Unos buscando respuestas
Otros ya la han encontrado
Viejas estrellas de la tele
Y el nuevo Calamaro
Nuevas flores que amanecen
Viejas hojas que caen

Bienvenido al mundo del ensayo y el error
Bienvenido al mundo del amor y de la llaga


Novedosas formas de viajar sin moverse del lugar
Eternos planes para obsesos del futuro
Vueltas y más vuletas a un camino circular
Predicadores, pecadores
prometedores sin palabra

Ilusiones del futuro, amenazas del mañana
Nuevas flores que amanecen
viejas hojas que se caen

viernes, 11 de abril de 2008

Del tiempo, del odio y del acojono emocional...

Sentada en la cumbre de mis pensamientos
las palabras huyen de la razón.
Los gritos de atención son afónicos
Y el tiempo abofetea mi impaciencia.

Si en el respirar, el aire cosquillea mis pulmones
y el corazón bombea sangre helada.
La lluvia me empapa y se convierte en escarcha
¿Quién me robó las alas del alma?

Las busco en situaciones imposibles
las encuentro en lugares disparatados
Las fabrico de fino papel endeble
y se deshacen ante una traición inventada

Odio la duda después de la duda
el amor después del amor
el dolor después del dolor
y la palabras que no entran en tus oídos.

Y, sin poder evitarlo, adoro
la risa después del llanto
el color después de la sombra
y el miedo a dejar de tener miedo.

miércoles, 9 de abril de 2008

¡Vuelve Muchachada Nui...Nui!

Hoy, además de ser el cumpleaños de Rosa (¡Felicidadeeeeees!),es un día marcado en el calendario por los incondicionales del humor absurdamente inteligente de Muchachada Nui...Nui. Según documentos, no contrastados, del Youtube, hoy se empieza a emitir la segunda temporada del programa más "guarripeich" (palabra escogida al azar) de la televisión. En La2 para más señas y, supongo que, a las once y pico de la noche.
Yo me enganché al final de la primera temporada, lo confieso, y les he seguido más por interneeeeeeee que por televisión. Soy "fans" de Enjuto Mojamuto desde que Carlos me hizo una imitación magistral de "Piticli bonico.." y "El peor día de mi vida". Luego salté a "Celebrities, aiba qué chorrazo" con Courney Love y su hija Francis...Y buscando, buscando, caí en este video, que me encanta.
Antes de verlo, aseguraos de que sabéis lo que es el cine Dogma, el racor y el salto de eje... jeje...

lunes, 7 de abril de 2008

El gesto más valiente...es caer hasta abajo.

Cuando uno se cansa de ser valiente es que ha caído ya tan bajo que puede empezar a remontar.
Cuando uno acepta que la vida no tiene porqué ser prefecta es que comienza a recuperar el optimismo.
Cuando uno empieza a mirar sus propios pasos es que ha soltado las cuerdas que le ataban al pasado.
Cuando uno quiere dar lo mejor de si mismo es que ha olvidado el daño que le hicieron los demás.
Cuando uno cambia la desilusión por la chispa, la prudencia por la temeridad y el miedo por la garra, es que asume su inexperiencia.
Cuando uno se gusta es que ha perdido la desgana.
Cuando uno se abre a los demás es que quiere continuar caminando.
Cuando uno tarda un segundo en levantarse después de una caída es que ya no hay más vueltas que dar.
Cuando uno duda del enamoramiento es que ha vuelto a pensar en el amor.
Cuando uno es capaz de aconsejar a los demás es que todo vuelve a tener sentido.

Deluxe-Reconstrucción

jueves, 3 de abril de 2008

Las rarezas nunca vienen solas

El otro día hablando con un "conocido-barra-extraño" me preguntó: ¿Y nosotros qué somos, Esther? Y yo le contesté sin pensarlo "Gente rara que hace cosas raras". Él sonrió.
Yo sabía que él no quería darle la trascendencia que tendría la misma pregunta con una respuesta distinta. Y él sabía que yo no iba a tomarlo en serio.

Nuestro proyecto amistoso lleva mucho tiempo en el aire. Supongo que porque siempre nos hemos creído más parecidos que contrarios pero, desgraciadamente, ha habido cantidad de conexiones negativas entre nosotros que han retenido el cauce natural de las cosas.

"Conocido-barra-extraño" es una persona muy peculiar. En su cabeza las cosas no se piensan, se centrifugan, como dice él. Es dulce. Una persona que quiere ser mejor, pero que las circunstancias y las decepciones le han hecho perder la ilusión. Está en proceso de reconstrucción. Es valiente. A veces cuando le miro veo algo nuevo en sus ojos, una tristeza alegre. Quizá el deseo ingenuo de volver a ser el mismo de antes.

Cuando le conocí me pareció una persona encantadora. De esas que te abren la puerta cuando sales de un bar y te dicen lo guapa que estas esa noche. Descubrí a un chico carismático, enamoradizo, honesto, sensible, con algunas inseguridades, con miedo a no ser lo que se espera de él, atento y entregado. Siempre ha sido como un capítulo de una buena serie de televisión, al tratar con él te expones a un final abierto. Su indefinición es lo que logra mantener mi interés, porque me cuesta mucho conocerle de verdad. Y eso, para mí, siempre va a ser un reto.

A él, como a mi, le gusta que le piropeen, que le presten atención, que le mimen y tengan paciencia con sus "idas de olla". Es precavido, incluso un poco cobarde (como yo), pero tiene un corazón de superhéroe. Muchas veces logra sacarme de mis casillas, enrabietarme, hace que me sienta vulnerable. Y otras, cuando me cuenta sus problemas, cuando me pregunta por mi vida cotidiana, por mis ligues, por mis temores y mis ilusiones, cuando noto que quiere saber más de mi y no se cansa de conocerme, entonces, sólo entonces, le adoro.

Sé que, con el tiempo, acabaremos siendo buenos amigos que se reirán de sus antiguas rarezas. Pero, sobre todo, llegará un día en que ambos logremos ser lo que queremos ser. Él, el de antes y yo, la de después.

miércoles, 2 de abril de 2008

Un paseo por el parque

Cerca de mi casa hay un parquecito. Está lleno de árboles, tiene grandes alfombras de césped verde intenso y hasta un riachuelo. Es un lugar con encanto. El típico sitio donde los adolescentes se dan su primer beso y las parejas pasean de la mano mientras se dedican miradas de complicidad. Es un parque donde ir a dejar que el tiempo pase. Ayer estuve allí. Me senté en un banco y encendí el Ipod. Sonaba Love of Lesbian, para variar. No sé si existe el destino o la casualidad, tengo todavía algunos debates internos a cerca de ese tema, pero lo cierto es que le dí al play y la canción que sonó fue "Un día en el parque". Dice así:

Ha sido una mañana inolvidable. Como todas las que pasan en un parque. No serás tú, no serás tú. Quizás no importa el sitio y eso está de más. Si de todos mis delirios y mis cuentos, sólo el tuyo ha mejorado en argumento (....) Ahora me escondo y te observo y te puedo decir: Yo mataré monstruos por ti, sólo tienes que avisar. Hace algún tiempo salté y caí justo aquí. Aquellos safaris sin fin se esfumaron sin avisar. Hoy lo he vuelto a notar, cada nube es un plan, se transforma al viajar y no pesa y se va. Somos nubes no más (...)

Mientras la canción envolvía todo el espacio me ví desde los ojos de un desconocido. Y, siendo otra persona, externa, extraña, pensé.

Mira esa chica sentada allí. Relajada. Con la cara expuesta al sol, como los girasoles, las manos sobre el regazo y sonriendo en un sutil suspiro. Los ojos cerrados, disfruta de este instante. Es un momento mágico para ella. Quizá se esté dando cuenta de algo. A lo mejor es que ve su enorme capacidad para sobreponerse. Es posible que esté pensando en que antes aquel sitio no era más que el parque que separaba dos corazones hechos el uno para el otro. Piensa que quiso aferrarse a otros para diluir su dolor y que es ahora cuando se da cuenta de que puede andar a solas. Que puede sentarse en un parque sola, sin nadie que le acompañe, que puede ser un todo, no la mitad, no el complemento, no la pieza de un puzle mayor. Ella es única. Fiel, sincera, valiente, torpe, bonita, soñadora...Tiene miedo, pero es un miedo bueno, una inquietud inseparable de su personalidad, pero buena. Y desea que alguien venga un día y se siente a su lado, sin decir nada, sin hacer ruido, y la vea tal y como es, por dentro, en toda su profundidad. Y nade junto a ella para no ahogarse en la inmensidad del océano y un día, cuando haya temporal, uno rescate al otro.

Se hacía de noche y me quité los auriculares. Limpié mis ojos húmedos por la claridad del sol. Me levante y sentí una bocanada de algo parecido al orgullo en el pecho. Lo conseguí.

martes, 1 de abril de 2008

Cosas de mi mundo

En el mundo de lo raro te ocurren cosas objetivamente buenas que sin saber por qué no acabas de disfrutar.

En el mundo de lo raro la gente se odia más que se quiere y se quiere más que se odia.

En el mundo de lo raro no pasa nada nunca y cuando pasa algo son demasiadas cosas a la vez.

En el mundo de lo raro haces durante el día lo que debías hacer de noche.

En el mundo de lo raro das gracias por vivir y vives esperando las gracias.

En el mundo de lo raro callas cosas que deberías decir.

En el mundo de lo raro nada tiene sentido casi nunca, sólo cuando la consciencia y el remordimiento traspasan la frontera de lo real hacia lo irreal.

En el mundo de lo raro lo más tonto tiene sentido y lo más claro es en negro.

En el mundo de lo raro dormir sin calcetines es una temeridad.

En el mundo de lo raro las canciones se escuchan hasta aburrir.

En el mundo de lo raro esperas a que ocurra y cuando ocurre te da miedo.

En el mundo de lo raro los defectos son virtudes.

En el mundo de lo raro...en el mundo de lo raro...en el mundo de lo raro.