domingo, 30 de marzo de 2008

Mis nuevos "amigos"

Viernes noche:
Cuentan las malas lenguas que a mi ego le vieron flotando más allá de las estrellas..... Y es verdad. No hay nada como que alguien te diga que eres el alma de la fiesta siendo tú misma....¡Qué fin de semana más grande! De viernes a domingo, los esquemas se han descuadriculado y no hay expectativas de dolor. Eso es lo mejor de todo....

Wily, Fer, Pepe, Ali y yo
Borja, Fer, Ali y yo


Ali con Quimi (o así le llamábamos)
Pepe y yo jugando con las cosas del baño

La fiesta paralela en la cocina
Con "el brasileño" Sólo me queda decir: A-F-A-S-I-A (como en la canción "Sólo palabras" de Facto Delafé)

viernes, 28 de marzo de 2008

Historias de un día cualquiera

Hay días verdaderamente raros. De esos que intuyes cuando te levantas y no encuentras las zapatillas donde recuerdas haberlas dejado la noche anterior. Días que parecen un “corta y pega” cutre porque no guardan una lógica con el devenir habitual de tu vida. Días tan absurdos como salir de noche con gafas de sol. Días de pegote.

Quizá sea que ahora me fijo más en las cosas que pasan a mi alrededor, en las personas, en el tiempo, en las pisadas que voy dejando trás de mi. Pero es que todo es una completa locura. Buena, pero locura.

Ayer cuando me fui a la cama estuve un rato pensando, concentrándome en un punto del techo, y me dí cuenta que estaba haciendo fuerza con los párpados, como si me creyera telequinetica. Entonces recordé al protagonista de la peli "El efecto mariposa", que tenía no sé qué poder por el cual, a través de los textos que escribía, podía moverse en el tiempo y cambiar el rumbo de su...su...¿destino?

¿Y si pudiera hacer yo eso pero no me acordara de que tengo ese don? Y si en el futuro hubiera decidido plantarme en este punto de mi vida para cambiar el devenir de mi historia. ¿Qué haría? ¿Qué debería hacer? ¿Qué espera de la Esther presente la Esther del futuro?

Solemos decir "siempre habrá tiempo para...". ¿Y si no? ¿Y si sólo tuviéramos una oportunidad? ¿Y si la cosa más ínfima convierte nuestra vida en un infierno o en un triunfo? La vida es larga pero las oportunidades cortas, los trenes se pierden y el tiempo es oro.

Cuanta vida - Pastora

martes, 25 de marzo de 2008

Sin palabras, me quito el sombrero y te dedico una sonrisa (A Rosa)

Llevo tiempo queriendo escribir sobre una persona muy especial en mi vida. Ella es tan maravillosa que nunca encuentro las palabras adecuadas para darle las gracias por todo el apoyo que me ha dado. Yo, que soy pura literatura, no soy capaz de plasmar todo el amor que siento por ella. Todo lo que se merece. Este es mi primer homenaje, de tantos otros que deberé dedicarle a lo largo de mi existencia, porque ella siempre va a estar ahí, a mi vera, de eso no tengo duda.

Rosa es aquella amiga que siempre quise encontrar. La incondicional. La que acepta mis defectos y los convierte en virtudes. Cuando ella sonríe, se ilumina la habitación. Hasta cuando está triste transmite pura calidez. Es mi ángel de la guarda. La que me conoce más que nadie. Con la que hablo sin palabras y la que sabe instintivamente cuando no estoy bien. Ella me cura las heridas. Me abraza, me envuelve como un algodón de azúcar, dulce y suave. Me protege. Mis dudas, mis temores, mis saturaciones, mi descontrol, los asume como propios. Se implica. Sabe qué tengo que hacer, cuando dudo de todo, y me lo dice sin que me de cuenta. Lo mete dentro de mí y después de un tiempo recuerdo sus palabras y me doy cuenta de que he seguido su consejo.

Nunca nos hemos enfadado. Nunca hemos discutido. Recuerdo cuando la llamé hace un año. Llevaba un mes hecha polvo, viviendo en el infierno de la incomprensión y el mal karma. No quería decírselo a nadie para no hacer evidente que el amor se había roto. Y cuando no pude más la llamé. No sé cómo ella supo al instante que la cosa era grave. Vino a casa como un rayo. Me calmó, me escuchó, me abrazó y me entendió. Siempre me ha dicho que algún día vería las cosas distintas. Que volvería a ser la misma persona que era. Que aquel sentimiento era del todo normal y que lo que he venido sintiendo durante este tiempo también es natural.

Ella cree realmente que yo merezco cosas buenas. Me regala millones de detalles. Con ella puedo ser quien soy. Una niña que necesita protección, una divertida chiquilla de cabeza centrifugada, una cariñosa persona que dice "te quiero mucho" y "te echo de menos".

Venir a Madrid merece la pena sólo por haberla conocido. Mi problema sentimental merece la pena sólo por las horas que hemos hablado y que han permitido que nos descubriéramos como personas y que evolucionáramos juntas. Ella está orgullosa de mi. Y eso me hace sentir grande, importante, superior.

Yo sé que ella será la mejor madre. Porque ya es la mejor persona. Rosa, nunca me sueltes de la mano.


Hallelujah - Rufus Wainwright

Alonso y Pedro Picapiedra comparten bólido

Sí, lo hemos oído por activa y por pasiva: "Alonso no tiene coche". Sí. Va más lento que una tortuga apática. ¿Será el motor? No, porque los Red Bull llevan mecánica Renault y fíjate lo sorprendentemente competitivos que están siendo (para lo que eran, claro). Dicen que es cosa de la aerodinámica. Va a ser eso. O que desde que Fernando dejó Renault se han vuelto todos unos huevones, que no pegaron ni golpe la temporada anterior y ahora me vienen con mamonadas aerodinámicas. Una cosa está clara, Fernando está cabreado. Y cuando Alonso se cabrea ya puede llevar un tractor amarillo que él lo pone al límite, quizá no para arañarle segundos a Hamilton-niño mimado o a Kimi-hombre de hielo, pero si para demostrar que sigue teniendo amor propio. ¿Qué es más emocionante, ganar un Mundial de calle o una carrera con un coche a la altura de los Super Aguri? Prefiero levantarme a las 8 de la mañana para ver una buena carrera de Formula 1 que no para oír las últimas niñerías de la escudería McLaren en contra del piloto asturiano. Si fuera yo, preferiría pasar un año en blanco que no seguir aguantando el mobbing agresivo-compulsivo de Ron Denis y su ojete derecho (ejem, ojito, ojito derecho).

En fin, que está el temita más caliente que el motor de Felipe Masa y más injusto que las maniobras idecentes de los McLaren en la vuelta de clasificación. Auguro un Mundial dominado por Raikkonen, anhelado por Hamilton y peleado por Alonso. Ni parpadeando me lo voy a perder.

lunes, 24 de marzo de 2008

Los amores de Paloma

Hoy he recordado una de las canciones más bonitas de Andrés Calamaro, Paloma. Es mi favorita. Está dentro del disco Honestidad Brutal. El CD que fue, es y será el Álbum de mi vida. Hay millones de cosas que me atan a la música de Andrés. Él me desmenuza, me toca y me eleva. Su música forma parte de mi Banda Sonora, sobre todo de los 17 a los 23 años. Sus letras, su toque, su melodía agridulce, su claridad oculta en frases de sonoridad pegadiza. Su disparidad en la rima. Su tremendismo. Bajo el influjo de su música me enamoré de dos formas muy distintas.

La primera fue amor idealizado, a distancia, ingenuo e intelectual. Llegué a decir "te quiero" sin saber bien qué significaba. La segunda fue amor terrenal, del que llega sin esperarlo, sin quererlo y te sacude sin remedio. Dije "te quiero" más de un millón de veces. Irremediablemente hablar de la canción Paloma es rememorar aquel tiempo en el que la frase "tu amor es mi enfermedad" servia para describir las profundidades de un sentimiento a penas recién descubierto.

Paloma me llega al tiempo que me sacude. Me aclara y me ofusca. Me seduce, me condena y me reduce a la parte más natural de mi misma. Es una canción que siempre irá ligada a un sentimiento difícilmente explicable. A las dudas y temores. Al miedo a ser rechazada. Al amor en todas sus vertientes. Pero, sobre todo, a seguir siempre de frente. Porque como dice Andrés "vivir es jugar y yo quiero seguir jugando".

miércoles, 19 de marzo de 2008

Grandes Despedidas

Hay despedidas que nunca deberían producirse. Despedidas que deberían quedar pendientes. De esas que te cierran el estómago en un puño y no hay forma de terminarlas. Despedidas dulces llenas de amargura. La mano en la mejilla, una caricia suave, un sutil beso. En silencio demasiado ruido en la cabeza. Verbo y corazón van en contra. Y, de repente, parece como si fuera todo una pintura y al echarle un cubo de agua fuera a desvanecer por completo. Sea más o menos duro ver el lienzo en blanco, lo cierto es, que lanzar el agua es lo más complicado.

Pastora - Grandes despedidas

viernes, 14 de marzo de 2008

¡Mamá, quiero un novio friki!


¡Mamá, quiero un novio friki! Grité , cómodamente sentada en mi sofá, al ver este baile hortera.
¡Qué risa!

jueves, 13 de marzo de 2008

"El somni de Barcelona"


"El somni de Barcelona" (El sueño de Barcelona) es la serie documental en la que he estado trabajando en los últimos 4 meses. Se trata de 10 capítulos que intentan dar cobertura a los movimientos migratorios que hubo en España durante el siglo pasado, especialmente en los años 50 y 60. Por aquellas fechas, más de un millón de personas de muchas provincias españolas se desplazaron a Catalunya en busca de una vida mejor. Nadie, hasta este momento, había desempolvado de la memoria este proceso, clave en el devenir de muchas personas y que cambió por completo la cultura, la política y la fisonomía de Catalunya. Como ocurre en la actualidad, Catalunya, igual que muchas zonas de España, no estaba preparada para recibir tal flujo migratorio. Hubo que pasar calamidades, trabajar mucho y reivindicar más. Pero, escuchar los testimonios de la gente que luchó por mejorar y que se sienten plenamente integrados, más allá de temas idiomáticos, rompe los tópicos infundados sobre una sociedad marcada por los nacionalismos radicales (en ambos sentidos).

El trabajo ha sido intenso, bonito y complicado. En Madrid, la mayoría del tiempo hemos estado trabajando tres personas. La subdirectora, el editor y yo. Hemos ido a documental, de una hora, por semana, obligados a cumplir los plazos porque se emitían según los terminábamos. Pero he aprendido más en cuatro meses, que en cuatro años de carrera. Y ha quedado un documento digno de tener en cuenta. Ya nos lo piden algunas Universidades para incluirlo en su fondo documental. Y eso, nos llena de orgullo a todos.

En fin. Para los que no tengan miedo al catalán, os dejo aquí el link donde podéis ver los capítulos. El último se emite esta noche. Así que no sé cuando lo colgarán. Si tuviera que escoger alguno, os recomiendo el capítulo 8: "1962: un miler de morts avisa" y el 9: "Eludir la censura". Por supuesto, y no faltaría más, no es todo en catalán. Cada personaje que interviene habla en el idioma con el que se siente más cómodo.


http://www.barcelonatv.com/videoCarta/home.php
Instrucciones: en la parte de "Cercador" buscar "El somni de Barcelona". Os pedirá que os registréis con una dirección de correo (es fácil).

Espero que podáis echarle un vistazo. Y que os guste. Aunque sea por el mero hecho de conocer una parte de la historia pocas veces contada.

miércoles, 12 de marzo de 2008

La Fórmula 1... Ya están aquiiiiiiiií...

-¡La Fórmula 1 vuelve este fin de semana!- gritaba Gustaf saltando por todo el piso. En la mano llevaba mi gorra de Renault de hace dos temporadas y la zarandeaba con desparpajo. Quién lo diria, siendo Gustaf una rana de trapo con ojos saltones y boca gigante, pero al chico le encantan las carreras. Es un "fans", como yo.

Este fin de semana abrimos boca en Australia. Pongo Tele 5. Llevan ya unos días anunciando el regreso. Dicen que va a ser tremendo, que en el circuito de Melburne siempre hay choques espectaculares y que no puede haber un mejor comienzo de temporada. ¡JA! estos de T5 superan los límites de la exageración..
Crean tantas expectativas que pocas veces se cumplen.

Excepto hace dos temporadas cuando a Kimi Raikkonen se le rompió el eje de una de sus ruedas delanteras justo en la última curva y yendo primero. Eso si que es el milagro por el que todos estábamos rezando aquella tarde. Eso si que es "la fórmula uno en estado puro".

Este año el rival objetivo a batir es Kimi y el emocional Hamilton. Sí, yo voy con Alonso. Me cae bien. No sé porqué la gente se empeña en criticar su frialdad, lo que importa es que sea buen piloto. Además, el que es frío por fuera suele ser el más cálido por dentro, lo digo yo, que de frialdad sé un rato.

En fin, que como dice Gustaf ¡la Fórmula 1 vuelve este fin de semana!, si queréis venir a saltar en mi sofá….estáis invitados.

lunes, 10 de marzo de 2008

¡AVE: qué bueno que viniste!

Este fin de semana he ido en AVE a Barna. Ya era hora. Llevaba esperando ese momento desde que llegué a Madrid. Recuerdo haberles dicho a mis padres "Cuando pongan el AVE estaré a tiro de piedra, ya veréis". Y ya han pasado más de dos años. Nunca pensé que mi estancia en Madrid fuera a prolongarse tanto. Vine para estudiar el master. Luego me quedé por amor. Y más tarde por trabajo. Quizá sea el momento de volver. Ya me he demostrado que soy capaz de vivir a mi aire. De ser independiente. No me iria con el rabo entre las piernas, como pensaba hace un año.

Barcelona me gusta. Es una ciudad bonita para vivir. Mi primo me dijo que por qué no volvía y no super responderle. Pocas cosas me atan aquí. Mis amigas, que no perderé si me voy, y un trabajo de continuidad cuestionable. Pero también me gusta Madrid. Supongo que es la ciudad que siempre estará atada al cambio. No al sentimental (que también), sino al cambio en general, de vida, de pensamiento, de actitud, de aspecto...De todo.

En Barcelona está mi familia. Mi abuelo, al que adoro con todas mis fuerzas. Mi perrita viejita, a la que echo mucho de menos. Sí, quizá sea momento de volver a casa. Me queda un mes para pensarlo. A lo mejor es buena idea empezar de nuevo en una ciudad con mar... Donde trás el horizonte sólo haya azul.

viernes, 7 de marzo de 2008

En un atasco

9:40 Madrid. Marzo de 2008. A-6. En medio de un atasco. Suena una canción. "Y tu piel es blanca, como esta mañana de enero..."

9:41 Madrid. Marzo de 2008. A-6. Mismo atasco. Misma canción. Tarareo. "Imagina una calita, yo te sirvo una clara, es verano, luce el sol, es la costa catalana. Y estamos tranquilos, como anestesiados, después del gazpacho nos quedamos dormidos.........". Recuerdo.

16:30 Platja d'Aro. Julio 2005. La costa catalana. Una calita. Dos toallas. Hablamos callados. El sol, mis labios mojados....La paz en el ruido de las olas.

9:10 Madrid. Finales de 2007. Una mañana "demasiado hermosa como para ir a trabajar".. "Sin pestañear hablo con el jefe un cuento chino...y como una niña, me vuelvo a acostar"

13:00 Castelldefels. Verano 2001. Un chiringuito. Huele a mar. Latidos acelerados. Un e-mail. Una sonrisa. Un vuelco. "Ven".

09:44 Madrid. Marzo 2008. A-6. Sigo parada. El coche huele a sal. Imagino a mi Shegui saltando entre las olas. El agua es cálida. Respiro hondo. En 12 horas vuelvo a la costa catalana. Estoy tranquila. La calma acaricia mi respiración...

Enero en la playa - Facto Delafé y las Flores Azules

jueves, 6 de marzo de 2008

Tan tan tatan, tan tan tatan...tan ta tatan ta tatan ta ta taaaaa..

Yo no creo en las bodas. No creo en la sagrada unión del matrimonio. Ni en el "hasta que la muerte nos separe". No creo en la noche de bodas. Ni en la Luna de Miel. No creo en el amor para toda la vida, ni en la fidelidad eterna. No creo en los anillos de pedida, ni en las alianzas, ni en los vestidos blancos de princesa. No creo en la mirada iluminada del novio cuando ve a su futura esposa entrando por la puerta de la iglesia o el juzgado. No creo en el romanticismo de una fiesta organizada por los novios para los invitados. No creo en la vida en pareja, ni en el compromiso. No creo en la estabilidad, ni en la seguridad, ni en la felicidad conyugal. Yo, no creo.
Pero cuando me llama mi madre y me cuenta que mi primo (mi hermano) está probándose el traje de novio, se me saltan las lágrimas. Cuando me dice que él necesita mi opinión, me deshago. Cuando me cuentan que se le ilumina la cara hablando de los preparativos, me contagio de ilusión. Cuando me llama para pedirme que madrugue un sábado para acompañarlo a ver trajes, me siento afortunada.

Mi primo es el mejor. Es quien me abrazaba en el velatorio de mi hermano y me decía "cuenta conmigo, yo seré tu hermano". Es el que me llama y, con cierta timidez, me pregunta cómo se encuentra mi corazón. Es el superhéroe que me rescató un fin de semana de abril de 2007. Vino desde Barcelona en coche sin pensárselo para llevarme con mi familia 24 horas, en el momento más cruel de mi existencia. Me quiere. Me quiere como un hermano adora a su hermana desprotegida. Y yo le quiero como el ser incondicional que es.

Me emociona saber que él, que siempre ha sido tan reservado con sus sentimientos, vaya a ponerse delante de toda la familia y prometer que siempre amará a su novia. Eso me llena de orgullo. No porque vayan a "formalizar" nada. Si no porque les considero muy valientes. Desde mi absoluto desconocimiento a cerca de por qué la gente se casa, he de decir que demuestran mucho valor al creer que una unión puede ser para siempre jamás. Y yo creo que la mayoría de la gente que se casa lo hacen fieles a esa creencia. Aunque luego no sea del todo real.

Ellos no se han dejado ganar por las dudas, la incertidumbre, los problemas. Se han sobre puesto porque han decidido que son tal para cual. Yo, después de lo vivido, no puedo hacer otra cosa que dedicarles toda mi admiración. Espero que esa seguridad les acompañe durante muchísimo tiempo.

lunes, 3 de marzo de 2008

¡Cómo esta el patio de butacas y yo con estos pelos!

El patio de butacas se ha llenado y me ha pillado improvisando.

He de confesar que este fin de semana he intentado un alejamiento (pseudo progresivo) del hombre bandido. Le escribí un mail bastante jodido en el que finiquitaba cualquier tipo de relación (¡porque yo lo valgo!), relación amistosa, por si cabe aclararlo. Qué le vamos a hacer, soy una loca de la vida. Se me cruza el cable del entendimiento con el de la ofuscación y me sale hacer cosas que no siento. Y luego me paso horas muertas pensando "¡Qué tontería más gorda acabas de hacer por tu puñertero orgullo!"

Aunque luego soy todo amor. Des del punto de vista menos sexual, más puro e inocente. Igual que suelto burradas en plan "una oportunidad que nunca existió", luego digo cosas también bonicas como "estaba aquí, pensando en ti". Soy una novatilla en esto de protegerme de los sentimientos, así que me meto en berengenales bastante irracionales, contradictorias y estúpidas.

Luego, Mr G me dice que tengo que ver las cosas con distancia. Que no me precipite en hacer juicios de valor. Que de tiempo al tiempo. Y tiene razón. Darle tiempo al mismo tiempo es una putada. Pero Mr G es sabio. Así que, quizá, en un afán de ser mejor persona y no liarla más de lo que ya está, debería hacerle caso.

Si no me conociera, hasta me lo hubiera tragado. Si, si, muy bonita la teoría. Pero yo prefiero decir "que me quiten lo bailao". Y si para llegar a ese punto tengo que esforzarme, pues lo haré.
Me molesta tener que andar siempre confundida por todo y preguntándome qué es lo mejor que puedo hacer en cada situación en la que se me presenta un problema sentimentaloide. ¡Anda ya! ¿Realmente pienso pasarme un año más de mi vida, un mes o un día, pensando que las cosas me tienen que pasar, no puedo provocarlas?

Dicen por ahí "el que quiere algo va a por ello" y otros responden "el que quiere algo, algo le cuesta". Quizá sea el momento de aprender otra lección y abrir el libro por el capítulo "A veces es bueno tragarse el orgullo, descuartizar la dignidad y quedarse con el pedacito imprescindible".

Vamos allá.

domingo, 2 de marzo de 2008

Como en las películas

Acabo de terminar de ver "Tienes un e-mail" en TVE. Tele, sofá y mantita, una tarde de domingo cualquiera. La película de hoy la he visto un montón de veces, cosa bastante habitual teniendo en cuenta la (re)programación de las cadenas generalistas.
Y a pesar de saber de antemano qué va a ocurrir al final, siempre me encandilo con el romanticismo de este tipo de historias que, en la vida real, serían del todo imposibles pero que en la tele parecen tan sencillas.

Porque, vamos a ver, resulta que Tom (Hanks) es el mega empresario de una cadena de librerías tipo Fnac y Meg (Ryan) es la encantadora dueña de una pequeñísima librería con encanto en un barrio de Nueva York. El gran imperio se come a la pequeña empresa familiar. La chica tiene que cerrar la maravillosisisima tienda que heredó de su, más que idealizada, madre. Y comienza a odiar con profundidad y devoción al frió y calculador hombre que ha destruido su vida profesional. Paralelamente la pareja tiene una relación basada en la intelectualidad de las pequeñas cosas a través del mail. Ambos viven en pareja pero tienen esa "relación" cibernética que les hace ocultarse para poder mandar un mail. Algo que al espectador le parece adorable pero que, a mi modo de ver, aunque Tom y Meg sean la pareja ideal ¿tenemos que perdonarles que oculten sus sentimientos a sus respectivos? Claro, para que no se nos plantee esa duda los guionistas, muy hábiles, se encargan de perfilar las personalidades de las parejas como ególatras y narcisistas, irremediablemente descartadles en el mundo de la perfección romántica.

Entonces yo me planteo (para no perder la costumbre). Si mi pareja me dice que ha conocido a otra ¿la otra es Meg Ryan para mi pareja? ¿Es la otra la ideal y yo soy la personalidad perversa que el guionista quiere quitarse del medio sin remordimientos? Claro, supongo que depende del punto de vista. En la película de mi vida, mi pareja seria el malo, el que no ha sabido valorarme, y tiempo después, la coincidencia querría que me volviera a enamorar de mi Tom Hanks. Ese hombre seguro de sí mismo, que tiene un plan para conquistarme y que me regala margaritas. Por otro lado, en la película de la vida de mi pareja, quizá su Meg Ryan sería aquella chica por la que me dejó, y con la que estar definitivamente, con la que tener hijos y una vida familiar basada en la sinceridad, el respeto y la pasión. Podría ser. Pero ¿por qué si todos acabamos felices y comiendo perdices el camino siempre es duro y desgarrador? Pues porque si. Porque tiene que ser así. Porque hay que crecer, madurar y aprender a valorar lo que tuvimos para no cometer los mismos errores.

Pero vamos a cometerlos. Porque Tom y Meg sólo son actores. Porque la perfección no existe. Porque incluso las personas de cuya mente salió tal sarta de ñoñerías adictivas también han sufrido por amor. Todos lo hemos hecho. Todos buscamos la perfección fuera. Pero para qué exigir algo que no sabemos qué es. No lo conocemos y posiblemente nunca lo haremos. La imperfección es saludable, humana y primitiva. Es lo que somos.

sábado, 1 de marzo de 2008

Hoy voy a decirlo, como me amo!!!!!!!!

¡Menudo concerto el de anoche!
Si, si, soy yo. No es una ilusión óptica. Estoy de vuelta. Vamos, que Love of Lesbian con su teatrillo me han devuelto al mundo de la cordura (qué paradoja ¿no?). Ya veis. Ayer, como dice mi amiga Alici, lo dí todo en el concierto de esta gente. Supongo que pude disfrutarlo todavía más puesto que por la tarde había soltado amarras para con el sexo opuesto. Quitándome así cualquier tipo de duda. Luego LÖL (Love of Lesbian) vineron a aconsejarnos que cuando estemos de bajón pensemos en que nosotros siempre seremos los ganadores de la carrera más importante de nuestra vida, la carrera hacia el óvulo. ¡Qué descubrimiento! Nunca me lo había planteado de ese modo. Pero a la vuelta, enchufada a mi iPod, una gran sonrisa cubria mi cara. Porque yo también me amo.

Me amo


Mi piace andare piano, piano,como Adriano Celentano, because like thisbecause like this si arriva lontano. Cuando nací, ¡qué triunfo!,entendí que había sido capaz de ganara cien millones de hombres rana en celular.Y había nivel, y trampas.El segundo quería estudiar alemán, pero volcó en las caderas de mamá. Hoy voy a decirlo: ¡cómo me amo! Y tú ya no puedes hacerme daño.Soy un ser divino, ven a adorarme. ¡Qué buena suerte amarme tanto!Luego crecí, ¡qué trauma!,percibí que aquí fuera no había piedad,yo no iba a ser el rey del mundo.Algo más tarde, ya un hombre,me juré no volver a olvidarlo jamás,fui el ganador del gran circuito de Le Mans.Hoy voy a decirlo: ¡cómo me amo!Y tú ya no puedes hacerme daño.Soy un ser divino, ven a adorarme. ¡Qué buena suerte amarme tanto!Oh, el síndrome Universal,la vida te sentó en un diván,contando todo tipo de traumas.Oh, podrías pensar un rato en él,quería estudiar, recuerda como te empujaba.Y quedó segundo, uuuhhh ...Hoy voy a decirlo: ¡cómo me amo!Y tú ya no puedes hacerme daño.Soy un ser divino, ven a adorarme. ¡Qué buena suerte amarme tanto!Di no al pánico, sin pánico, sin pánico, no al pánico. Edipo contra Electra,narcisismo es lo que impera.Qué simpático, simpático, carismático, simpático.Edipo contra Electra,tus complejos a la hoguera, ¡ya!