lunes, 5 de noviembre de 2007

A tomar por culo todo...

Ya está bien. No puedo cargar con el peso de tanta responsabilidad. Ser buena es un coñazo. Paso...

No es broma. Pero es mentira. Sé que es imposible escapar del cargo de conciencia.
Despotricar durante un rato me alivia.
Luego veré las cosas con otro prisma.
Se me habrá pasado más tarde.

No soy una princesa, ni una dama, ni una señorita... No pretendo serlo. Sólo quiero ser yo. Dejarme ser yo. No pido más. Soy imperfecta, me equivoco, corrijo y me vuelvo a equivocar. Me da igual. No es posible que todas las decisiones que tomo sean incorrectas. Empiezo a pensar que quizá los demás también se estén equivocando conmigo.

En este segundo digo "a tomar por culo todo"... Dentro de un minuto volveré a comerme el coco. ¡Qué le voy a hacer! Soy así. Y me gusta como soy. Prometo no cambiar.

No hay comentarios: