sábado, 10 de noviembre de 2007

Superpoderes

Todos tenemos superpoderes. Sólo hay que aprender a distinguirlos. Podríamos pensar que tener superpoderes sólo reporta cosas buenas. No es así. La historia nos cuenta que ser superpoderoso conlleva una gran responsabilidad y, en ocasiones, esos poderes se pueden volver en contra.
Yo tengo un superpoder. Soy transparente. No invisible, si no transparente. Mi cara refleja mis sentimientos en todo momento y no sé ocultarlos, no sé mentir. Mi superpoder se ha vuelto cruel en muchas ocasiones, pero también me ha enseñado que es bueno valorar lo que tenemos, que, al final, lo que importa es ser sincero e ir con la verdad por delante. A veces mi superpoder se oculta, porque le puede el miedo a ser descubierto. Pero eso no dura mucho tiempo y acaba por hacer acto de presencia. Entonces, hay un momento en que parece que todo va a ir mal, pero, todo el mundo tiene la cualidad de valorar la honestidad, por tarde que sea.

Sé que no soy la única que tiene este superpoder. Espero encontrarme con otros seres extraños como yo. Os busco.

No hay comentarios: