jueves, 18 de octubre de 2007

The sunday drivers

Tengo una caja, una enorme caja del color del mar. Aquí guardo pequeños tesoros de mi mundo, pequeñas coincidencias que hilan entramados de complejas historias. La última, empieza en un día cualquiera, a una hora cualquiera, con un plan cualquiera....y termina en un día concreto, a una hora infinita, con un plan improvisado...
Y el impulso del corazón lo hace impactar contra las estrellas. Y todo brilla, el cielo es de purpurina y las nuves tienen alas. Todo es distinto. Yo soy distinta...Tengo el mismo cuerpo, la misma cara y los mismos ojos, pero algo ha cambiado...

Nada y todo tiene sentido. Me siento diferente porque admiro mis peculiaridades. Mis pies descalzos caminan a través de un tiempo inexistente y sin darme cuenta estoy tarareando una melodía...

No hay comentarios: