jueves, 25 de octubre de 2007

Mi caramelo y yo

Tengo un caramelo en mi mano. Es rojo pasión, suculento, de curvas perfectas...Está envuelto con papel transparente, puedo ver todo su esplendor, brilla intensamente, me está tentando.... Quiero comérmelo, saborearlo, sentir como se funde lentamente en mi boca....

Estoy a punto de rendirme al azúcar, dejar que avive mis sentidos y me sumerja en un estado de placer casi pecaminoso. Al desenvolver tan valioso manjar leo unas frases...

ATENCIÓN. Este producto puede crear dependencia, su fabuloso aspecto puede resultar engañoso, es un riesgo para los sentidos, embelesa. Crea adicción. No lo encontrará fácilmente. Asegúrese de que quiere arriesgarse a probarlo, la empresa no se hace responsable de tal imprudencia. Le enganchará, le sacudirá de arriba a bajo y luego, no querrá probar otra cosa. Es su responsabilidad.

Cerré los ojos, dí un paso adelante y...arriesgué. ¿Valdrá la pena?

No hay comentarios: