martes, 21 de agosto de 2007

10

Aquí estoy, te traigo mi sonrisa, te traigo diez años de recuerdos..
Ha pasado tanto tiempo y, sin embrago, fue ayer.
Me esperabas, ¡me esperaste!, en aquella fría y oscura habitación.
Tu tenacidad ganó el primer pulso, arañaste unos minutos a lo inevitable, cuando ya no había esperanza, sólo por verme una última vez.
Y te fuiste, y te llevaste a la niña que era.
Pero me dejaste lo mejor, saber que no podré olvidarte mientras viva. Mientras vivas en mi.
Ahora soy otra, intento saber cual es mi camino. Estoy tranquila, me guia tu recuerdo.
Quiero saber qué hubiera ocurrido si la garra de la oscuridad no hubiera tirado de ti.
Y envidio a los que tienen lo que tú y yo perdimos, la mano a la que agarrarse, la unión indeleble de dos partes casi iguales.
Algunas noches, entre sueños, vivimos mil aventuras juntos. En esta vida paralela, que dura a penas unos minutos, yo he crecido y tu sigues siendo igual que cuando te fuiste. Pero eso no importa, porque es como si nunca hubieras emprendido el viaje. Me proteges, lo hiciste cuando era una niña, ahora seguro que es más complicado, pero siempre fue una grata obligación.

Después de todo. Si este es el precio a pagar por haberte conocido, volvería a sufrirlo sólo por verte una vez más. Te adoro (diez años después).

No hay comentarios: